Casi un millón y medio de personas trabajan más de 50 horas a la semana. O sea, más de 10 horas cada día si se descuentan dos días de descanso.

La cifra está recogida en la última Encuesta de Población Activa (EPA), difundida el pasado 25 de julio. Según el sondeo, al concluir el segundo trimestre de 2019, había 1.447.400 ocupados sufriendo jornadas semanales por encima de las 50 horas.

Vayamos a los datos. Una parte importante de los españoles que más trabajan –o al menos, que más horas pasan en su puesto- está concentrada en el sector que más ha tirado del mercado laboral en los últimos años: los servicios ligados al turismo y al ocio.

El sector que alberga más ocupados con las jornadas más largas es el comercio, con 275.500. Y el segundo en el ránking es la hostelería, con 214.400. Ambos suman casi medio millón, es decir, un tercio del total de empleados que trabajan más de 50 horas.

A continuación se suceden en la EPA dos profesiones: la industria manufacturera, con 158.800 ocupados; y la agricultura, con 140.300 trabajadores (buena parte de ellos, empleados en campañas de recolección). Hay tres sectores más en la encuesta del INE que agrupan a más de 100.000 trabajadores realizando las jornadas más extensas: construcción (122.600), transporte y almacenamiento (121.600) y actividades profesionales (110.700).

La cifra global correspondiente al segundo trimestre (los mencionados 1,44 millones de ocupados) es elevada. Pero no es, ni mucho menos, la más alta. El techo de la estadística se encuentra al final del boom económico español, justo antes de que la economía fuera víctima de la recesión.

En concreto, en el segundo trimestre de 2008 (la crisis llegó más tarde a España), llegó a haber 2,48 millones de ocupados trabajando más de 50 horas a la semana. En aquellas fechas, el comercio también era el sector que encabezaba el ranking (472.000 ocupados). Sin embargo, se aprecia un cambio significativo respecto al presente: había más trabajadores en la construcción que en el turismo. 344.000 frente a 338.500.

¿Qué ocurre en el otro extremo del ranking? Según el INE, la concentración de trabajadores con largas jornadas es baja en profesiones con horarios reglados. Por ejemplo, en las administraciones. Pese a contar con un alto volumen de asalariados (casi tres millones, según la última EPA), sólo figuran 22.400 ocupados trabajando más de 50 horas en la Administración Pública y en Defensa. En Educación la cifra es similar (26.200).

Control horario

Para mejorar el control de los horarios y reducir el fraude a la Seguridad Social, el Gobierno impuso  a las empresas el pasado mayo la obligatoriedad de llevar un registro de la jornada de los trabajadores. De momento, según los datos disponibles, la medida apenas ha servido para cambiar la tendencia.

De nuevo según la EPA, el registro de jornada no ha servido, por ahora, para que afloren las horas extraordinarias que se trabajan y no se cobran. No hay que olvidar que uno de los principales objetivos del registro de jornada es destapar <a href=»https://www.elindependiente.com/etiquetas/empleo/»>mano de obra</a> sumergida.

Entre abril y junio se trabajaron en España 2,91 millones de horas extra semanales. El trimestre anterior, cuando el registro de jornada aún no se había activado en las empresas, se llevaron a cabo 2’63 millones de horas. Es decir, el número de horas extra creció en 275.000 pese a la aplicación de la nueva medida de control.

El segundo trimestre de cada año ofrece tradicionalmente fuertes repuntes del empleo temporal y de las horas extra, debido al tirón del turismo. Bares, restaurantes y hoteles estiran las jornadas de los empleados para afrontar la temporada.

Para que el análisis sea completo es necesario medir la evolución del tiempo trabajado en términos internanuales. Al comparar el segundo trimestre de este año con el mismo periodo de 2018 se obtiene una ligera mejoría, pero no un cambio significativo de tendencia. Al menos, esa es la conclusión que desprenden los datos de la EPA: entre abril y junio del año pasado los ocupados realizaron 2’98 millones de horas extra semanales sin cobrar, 73.600 menos que en el segundo trimestre de 2019.

La tendencia en las horas que sí se pagan es similar y no refleja el impacto del registro de jornada. El número de horas extra pagadas ascendió a 3,10 millones semanales en el segundo trimestre, apenas 65.000 más. Sin embargo, la evolución es negativa en términos interanuales. Las horas extraordinarias pagadas cayeron con fuerza entre abril y junio de este año, en comparación con 2018: 728.600 semanales.