Economía | Empresas

Dar préstamos, vender seguros, alarmas en casa… los otros negocios que quiere controlar Telefónica

La operadora se alía con Prosegur para entrar en el negocio de la seguridad en casa, reparte junto a Caixabank créditos al consumo y busca lanzarse a los seguros de la mano de Mapfre, BBVA y Santalucía.

logo
Dar préstamos, vender seguros, alarmas en casa… los otros negocios que quiere controlar Telefónica

Resumen:

Telefónica está ya dentro de unos cinco millones de hogares en España. Lo está con su negocio principal de telecomunicaciones: con líneas de teléfono fija y móvil, con fibra óptica para internet en casa, con su servicio de televisión… Son los casi cinco millones de hogares que tienen contratado alguna de las modalidades de paquetes convergentes Fusión, que son el buque insignia de Telefónica y su marca Movistar.

Telefónica sigue siendo una operadora de telecomunicaciones, y cada vez más es también un grupo tecnológico y un creador de contenidos en la era del entretenimiento (con su propia tele y produciendo series, ahora de en alianza con Atresmedia).

Pero el grupo también ha puesto en marcha una amplia estrategia de diversificación y se ha propuesto entrar en negocios tradicionales, como las alarmas en el hogar, los préstamos de dinero o la venta de seguros. Y lo está haciendo aliándose con socios de referencia en cada uno de los nuevos negocios en los que se estrena.

Telefónica anunció esta misma semana el acuerdo para comprar la mitad del negocio de alarmas en el hogar de Prosegur. La teleco y la compañía de seguridad compartirán a partes iguales un negocio al alza en España.

Una aportando soluciones tecnológicas para el hogar conectado del futuro y también su base de cinco millones de clientes domésticos; la otra con su experiencia en el sector de seguridad y su particular servicio de envío de agentes propios en caso de que haya una incidencia.

La operación servirá para abrir el accionariado de Telefónica a Prosegur, ya que la operadora pagará total o parcialmente los 300 millones de euros de la mitad de la filial de alarmas con acciones propias. Un movimiento que se produce en plena ofensiva de la teleco por sostener su valor en bolsa y de búsqueda de nuevos accoinistas estables y de referencia.

Telefónica ya puso en marcha junto a Caixabank –que ya es uno de su mayores accionistas con el 5% del capital- en 2014 un servicio de financiación para la compra de teléfonos móviles. La alianza ha dado un paso más y desde hace unos meses ha impulsado un nuevo negocio de concesión de préstamos al consumo para los clientes de Telefónica bajo la marca Movistar Money.

Préstamos de entre 1.000 y 4.000 euros que el cliente recibe en uno o dos días, a pagar en 12, 24 o 36 meses, con un interés del 16,48% TAE (cuotas que van entre los 123 y los 195 euros al mes si el crédito es de 4.000 euros). La concesión del préstamo es rápida y sin papeleo, ya que, al ir dirigida a clientes de de la teleco, la compañía ya tiene su perfil financiero. El siguiente paso que planean Telefónica y Caixabank es abrir la concesión de créditos con una oferta global abiertas a todos los consumidores, sean o no clientes de la operadora.

Telefónica prepara también su entrada en el negocio de los seguros en los próximos meses. Por un lado, la teleco ultima una alianza con BBVA –su principal accionista, con una participación del 6,9%- y Santalucía para la venta de seguros del hogar también con la marca Movistar. Y es que el objetivo es intentar colocar los productos de la nueva aseguradora a los casi cinco millones de hogares con productos Fusión. Por otro, la teleco negocia un acuerdo similar con Mapfre para lanzarse también a los seguros de automóvil.