Economía | Empresas PLAN DE BAJAS VOLUNTARIAS PARA MAYORES DE 53 AÑOS

Telefónica activa en España un recorte de plantilla exprés con 3.000 salidas en un mes

La teleco se garantiza la paz con los sindicatos tres años con el nuevo convenio: subidas de sueldo cada ejercicio y pluses de 300 euros, garantía de empleo, contratación de dos jóvenes por cada jubilado forzoso y no movilidad geográfica obligada.

logo
Telefónica activa en España un recorte de plantilla exprés con 3.000 salidas en un mes

Resumen:

Telefónica sella el acuerdo con los sindicatos UGT y CCOO para un nuevo convenio colectivo para sus empresas en España, que afecta a unos 21.000 empleados, y para poner en marcha un plan de bajas voluntarias para mayores de 53 años de manera rápida. Dos acuerdos que van de la mano y que estaban condicionados a conseguir un pacto global.

La teleco activa así un recorte de plantilla exprés. La compañía lanza un nuevo plan de bajas para mayores de 53 de años y con al menos 15 años de antigüedad (en total unos 4.500 en toda la plantilla en España) y les da de plazo sólo hasta el 31 de octubre para apuntarse al programa y para abandonar la compañía. Los que cumplan los 53 años en noviembre o en diciembre dejarían la compañía en el mes de su aniversario.

La empresa calcula que saldrán entre 2.800 y 3.000 trabajadores del grupo en las próximas semanas mediante el plan de bajas voluntarias (denominado formalmente Plan de Suspensión Individual, PSI). Los trabajadores que se sumen al plan mantendrán un 68% de su sueldo bruto y el seguro médico privado, la compañía pagará sus cotizaciones a la Seguridad Social hasta su jubilación efectiva y realizará las aportaciones obligatorias a su plan de pensiones.

Telefónica calcula que gastará unos 1.600 millones de euros para financiar el nuevo plan de salidas y la estimación es que el recorte de plantilla le proporcionará unos ahorros en costes laborales de 220 millones al año a partir de 2021. El importe de coste de las bajas está en línea con las provisiones acumuladas por la operadora para cubrir el anterior plan de prejubilaciones, al que durante tres años se acogieron unos 6.500 empleados y para el que la compañía ha destinado 3.800 millones de euros.

Las filiales afectadas por la nueva oleada de de bajas voluntarias son Telefónica España, Telefónica Móviles España y Telefónica Soluciones, en las que el grupo concentra su actividad comercial en el mercado nacional.

Los sindicatos de la compañía dan por bueno el plan de salidas por ser al 100% voluntarias y sin vetos. La entrada en vigor del plan de bajas voluntarias estaba supeditada a la firma de un acuerdo para el nuevo convenio colectivo de las filiales españolas de Telefónica, que también se ha suscrito este viernes.

Tras una negociación exprés, mucho  más rápida y fácil que en anteriores acuerdos, Telefónica, UGT y CCOO han firmado el nuevo convenio colectivo para las filiales en España para tres años (entre 2019 y 2021), con opción a otro año más de prórroga.

Un nuevo convenio con el que Telefónica garantiza una subida salarial del 1,5% cada año este ejercicio y los dos siguientes y también un pago de un plus anual de 300 euros en 2020 y 2021, que se acabará consolidando en el sueldo de los empleados (150 euros el próximo año y los otros 150 el siguiente).

Telefónica ofrece en el nuevo convenio también garantías de empleo para que no haya despidos colectivos sin acuerdo previo, así como una cláusula para restringir la movilidad geográfica para que no haya cambios forzosos interprovinciales o interinsulares, dos cuestiones cruciales para UGT y CCOO.

Asimismo, la dirección de Telefónica España ha aceptado mejorar los pluses por hora trabajada para el turno de tarde (de 0,80 euros por hora más en 2020 y de 0,90 euros en 2021) y también subidas del importe de los cheques comida (de los 9 euros al día actuales a 10 euros el próximo año, y a 11 euros en 2021), entre otras mejoras para los empleados de Telefónica España, Telefónica Móviles España y Telefónica Soluciones.

Telefónica ha incluido una cláusula que permitirá a la compañía forzar la jubilación de los empleados según vayan cumpliendo los 65 años para, a cambio, contratar a nuevos trabajadores jóvenes. La dirección de la teleco también ha aceptado las exigencias sindicales en este ámbito y se compromete a contratar a dos personas por cada jubilado que salga de manera forzosa.

En paralelo, el grupo aplicará a través del convenio una política de formación para a la plantilla para dotar sus empleados de nuevas habilidades tecnológicas que “les hagan ser más versátiles y les doten de una mayor capacidad de adaptación al actual entorno y a los nuevos perfiles necesarios en el futur”.

El grupo prevé que más de de 6.000 personas participen en programas de ‘reskilling’ y habrá programas abiertos para la mejora de sus habilidades dirigidos a todos los trabajadores de la compañía. Además se incluyen medidas como la adaptación de la jornada laboral para facilitar la conciliación, el derecho a la desconexión digital de sus trabajadores y la implantación de nuevas formas de trabajo como el ‘flex-work’.