Seseña se convirtió en uno de los símbolos de la burbuja inmobiliaria después de que el constructor Francisco Hernando, apodado ‘El Pocero’, proyectara en esta localidad la mayor urbanización de España. Un desarrollo de 13.500 viviendas –de las que se erigieron 5.906- situadas a 45 minutos de Madrid, en la comarca toledana de La Sagra. A una distancia de la Puerta del Sol mayor que la de varias de las ciudades dormitorio que rodean a la capital.

El problema es que el plan no salió como ninguna de las partes quería y el Consistorio municipal ha iniciado recientemente maniobras -de nuevo- para lograr que el empresario pierda la condición de agente urbanizador y se desatasquen las obras de unas infraestructuras que comprometen el día a día de sus vecinos y llevan varios años paralizadas.

En concreto, el Pleno municipal aprobó el inicio de un nuevo expediente para que la sociedad ONDE 2.000 S.L., de Francisco Hernando, deje de estar al cargo de los proyectos de urbanización del conocido como PAU El Quiñón, tal y como explican fuentes del Consistorio a El Independiente.

A partir de ahora, el Ayuntamiento tiene un plazo de seis meses –con la posibilidad de extenderlo otros 3 más- para gestionar este asunto. Su concejal de Urbanismo, Cándido Guerra, explica que en los próximos días se notificará a los interesados la decisión para poder presentar alegaciones y, a partir de ahí, se hará una propuesta de resolución que deberá pasar el visto bueno de la Junta de Castilla-La Mancha.

Una localidad en el foco

Son varios años los que han transcurrido desde que se edificó el Residencial Francisco Hernando, un ambicioso proyecto al que el constructor dio un toque personalista. Tal es así que su nombre y su apellido figuraban en un gran cartel en una de sus rotondas, sus padres fueron inmortalizados en una estatua y un parque fue denominado como su mujer.

El nombre de Hernando figuraba en un gran cartel en una de sus rotondas, sus padres fueron inmortalizados en una estatua y un parque fue denominado como su mujer.

Desde entonces, han sido varios episodios los que han ocurrido en Seseña que han saltado a los medios nacionales. Entre ellos, el incendio del cementerio de neumáticos más grande de España, en 2016, que presuntamente estuvo relacionado con una venganza familiar, tal y como sospecha la Guardia Civil.

Ese mismo año, la Audiencia Provincial de Toledo absolvió a su exalcalde, José Luis Martín, y a sus tres hijos de un presunto delito por blanqueo de capitales durante el desarrollo del PAU El Quiñón. La sentencia –adelantada por EFE- incidía en que no podía demostrarse que haya existido una actividad delictiva de la cual haya surgido el dinero supuestamente blanqueado, circunstancia necesaria”. Durante la instrucción del caso, se inquirió al político a que demostrara el origen de 144.000 euros de sus ingresos y afirmó que procedían de ‘El Cuponazo’ de la ONCE. Los tribunales no apreciaron delito alguno en los hechos denunciados.

El objetivo del Ayuntamiento es cerrar en los próximos meses un capítulo que se ha alargado durante años y que ha impedido que en el PAU El Quiñón se construyan infraestructuras necesarias que ‘El Pocero’ tenía comprometidas, como son una línea de alta tensión, una conexión viaria de enlace con la autovía A-4 y unos depósitos de abastecimiento para la urbanización.

Un informe interno

Este periódico ha tenido acceso recientemente a un informe jurídico elaborado por el Ayuntamiento de Seseña el pasado abril, en el que se incidía en la necesidad de que ONDE 2000 S.L. perdiera su condición de agente urbanizador, ante la imposibilidad para finalizar las obras que tiene pendientes en el municipio, que se encuentran paralizadas desde hace varios años.

En el documento se especifica que las empresas de Hernando cuentan con “una deuda en fase de ejecución y apremio con la Agencia Tributaria de más de 86.000.000,00 de euros” y otra con el Ayuntamiento de Seseña por importe de 2.374.880 euros”; y que “ONDE 2000, S.L. tiene embargados los posibles créditos que tuvieran sus acreedores por la Agencia Tributaria”. Por tanto, incide en la imposibilidad de ‘El Pocero’ para terminar los trabajos comprometidos con Seseña.

El dosier se apoya en dos sentencias del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Toledo (2016) y del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que apuntan a que «hay una conjunción de causas que hacen inviable económicamente para el agente urbanizador el cumplimiento de las obligaciones contraídas entre las cuales está la finalización de la obra urbanizadora pendiente».

El actual concejal de Urbanismo de Seseña espera que este asunto pueda resolverse en el corto plazo e incide en que, a partir de entonces, el Ayuntamiento tiene dos opciones: o bien que el Consistorio asuma las labores de urbanización; o bien que se saquen a concurso la condición de agente urbanizador para buscar un inversor que cumpla con lo comprometido –y no realizado- por Hernando.

Fuentes municipales aseguran que han sido varios los inversores que han expresado su interés por hacerse cargo del PAU El Quiñón.

En este sentido, fuentes municipales aseguran que han sido varios los inversores que han expresado su interés por hacerse cargo del PAU El Quiñón.

En el citado informe jurídico del Ayuntamiento de Seseña, ONDE 2000 S.L. apunta a que los incumplimientos del Ayuntamiento de Seseña han impedido el avance de las obras que se encuentran pendientes de ejecución –el 2% del total-.

También apunta, con respecto a su deuda con Hacienda, a que ha llegado a “un acuerdo de aplazamiento, garantizando el mismo con distintos bienes, señalando que la misma no ha instado la ejecución”.