Economía

Santander arroja pesimismo sobre la banca española: "No hay muchas esperanzas para 2020"

logo
Santander arroja pesimismo sobre la banca española: "No hay muchas esperanzas para 2020"
Santander arroja pesimismo sobre la banca española: "No hay muchas esperanzas para 2020".

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola. Europa Press

Resumen:

La banca española vive días de desquite sobre el parqué. Este lunes, sin ir más lejos, entidades como Bankinter, Sabadell, CaixaBank y Bankia se anotaron avances entre el 4,6 y 3,4%, prolongando una racha espectacular de ganancias que se extiende desde el pasado agosto.

En apenas dos meses, el alivio de algunos riesgos en el escenario global, las medidas de apoyo del Banco Central Europeo (BCE) y la percepción de que el castigo acumulado había ido demasiado lejos se ha traducido en remontadas vertiginosas, que alcanzan el 47% en el caso de Sabadell; rondan el 36 y el 32%, respectivamente, en Unicaja y CaixaBank; y también superan el 20% para Bankinter y Bankia.

Vista en una perspectiva más amplia, esta escalada apenas supone un remiendo para las maltrechas valoraciones de los bancos en bolsa. Pero, aun así, podrían estar cerca de su fin. Al menos eso es lo que defienden los analistas de Banco Santander, que en un informe previo a las presentaciones de resultados del tercer trimestre de las entidades financieras españolas exhiben un notable pesimismo sobre las perspectivas del sector.

El escenario de tipos y el enfriamiento de la economía dibujan un escenario poco alentador para la banca nacional

«Es probable que los resultados del tercer trimestre enfríen la remontada», señala el informe, en el que se explica que, en un trimestre tradicionalmente más débil como suele ser el tercero, es probable que todos los bancos muestren un deterioro intertrimestral de su margen de interés y sus ingresos por comisiones, con la única excepción de Bankinter y Liberbank.

Pero la visión pesimista del banco que dirige Ana Botín se extiende más allá del último trimestre, ya que, señalan, «no hay muchas esperanzas en las perspectivas de 2020». Esto se debe a la perspectiva de un entorno de tipos de interés negativos por más tiempo del previsto, la posibilidad de una desaceleración en el crecimiento de los volúmenes y el fin «al menos» de la mejora del coste del riesgo.

El banco prevé que esta nueva ronda de resultados ofrezca algunas buenas nuevas desde el punto de vista del capital, «dada la falta general de impactos regulatorios negativos o cargos extraordinarios», que deberían favorecer que la mayoría de las entidades muestre una evolución positiva de sus ratios.

Malos augurios para Bankia y Sabadell

Peros estas cifras positivas podrían quedar eclipsadas por un nuevo deterioro en las perspectivas de beneficios. Los analistas de Santander prevén que, como mínimo, Bankia y Sabadell apuntarán a una rebaja de sus guías de crecimiento.

En el caso del banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri, prevén que el escenario de tipos de interés llevará a rebajar los objetivos de crecimiento de ingresos, mientras aumentan las provisiones para mejorar la cobertura de sus activos no productivos, de cara a deshacerse de ellos.

Respecto a Sabadell, el informe incide en las dificultades de su filial británica, TSB, de la que «no esperamos mucho progreso en la rentabilidad, ya que la falta de escala y la presión competitiva en el mercado hipotecario del Reino Unido deberían seguir siendo un lastre para los ingresos. Además, la falta de un plan de reestructuración probablemente mantendrá altos los gastos operativos», señalan.

Santander considera que las acciones de Sabadell son especialmente vulnerables a cualquier decepción

El informe señala que, tras su fuerte remontada desde agosto, las acciones de Sabadell son especialmente vulnerables a una decepción, «ya que el mercado parece estar descontando el final de las vulnerabilidades en el frente de la capital».

Tanto en el caso de Bankia como en el de Sabadell, Santander plantea como posibles medidas a adoptar, ante las dificultades de sus respectivos negocios, nuevos ajustes de costes y hasta la posibilidad de plantear medidas para extender el cobro por los depósitos de sus clientes.

Según indican los analistas del banco que preside Ana Botín, la rebaja de estimaciones de beneficios de Bankia y Sabadell, que probablemente iría acompañada de comentarios cautelosos sobre las perspectivas para 2020, «debería preparar el escenario para rebajas adicionales en las ganancias estimadas por el consenso».

El pesimismo de Santander sobre el sector bancario español se traduce en que su única recomendación de compra es a la única entidad con suficiente diversificación internacional, BBVA. No obstante, los analistas del mayor banco español también consideran que Liberbank puede dar alguna noticia positiva en este trimestre, tanto en el lado de los volúmenes y los ingresos, lo que podría ayudarle a recuperar terreno, tras haber quedado rezagado en la reciente remontada.