Economía | Empresas

Telefónica reduce a la mitad el beneficio por lo que gastará en recortar plantilla en España

El grupo pagará 1.700 millones durante más de una década para costear el ajuste de empleo, que se ha saldado con más de 2.600 salidas en un mes.

logo
Telefónica reduce a la mitad el beneficio por lo que gastará en recortar plantilla en España
Sede de Telefónica.

Sede de Telefónica. Europa Press

Resumen:

Telefónica reduce a la mitad su beneficio neto hasta septiembre por la inyección milmillonaria dedicada a reducir su plantilla en España. La operadora ganó 1.344 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 50,6% menos que en el año anterior.

El grupo presidido por José María Álvarez-Pallete ha efectuado provisiones por gastos de reestructuración por valor de 1.876 millones en el tercer trimestre de este año. La inmensa mayoría se corresponde a los 1.732 millones que destinará a financiar el plan de bajas para mayores de 53 años emprendido en España.

Un plan de bajas que se ha saldado con la salida de 2.636 empleados de sus filiales españoles en un mes que cobrarán parte de su sueldo y la compañía pagará sus cotizaciones hasta su jubilación efectiva, dentro de más de una década.

Telefónica subraya que sin estos impactos extraordinarios su beneficio hasta septiembre alcanzaría los 2.588 millones de euros. Un registro un 4,9% por debajo de los 2.721 millones obtenidos en el mismo periodo del año pasado.

El grupo alcanzó entre enero y septiembre unos ingresos de 36.023 millones de euros, lo que representa un aumento del 0,7%. En términos orgánicos, no obstante, el repunta de la cifra de negocio se incrementó hasta un 3,6%. Un aumento, según destaca la propia compañía, que se debe a la mejora de España, Brasil y Alemania y a pesar del impacto negativo de las divisas.

El beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda) en los nueve primeros meses del año se situó en los 11.450 millones de euros, un 4,9% menos en términos reportado, pero un 1,1% más en términos orgánicos, mientras que el beneficio operativo (Oi) fue de 3.622 millones de euros, un 33,6% menos en términos reportados y un 1,6% menos en términos orgánicos.

En el tercer trimestre del año, Telefónica registró unas pérdidas netas de 443 millones de euros, frente a los 1.139 millones de euros que ganó hace un año, mientras que su facturación se incrementó un 1,7% en términos reportados y un 3,4% en términos orgánicos, hasta los 11.902 millones de euros.

Por su parte, la deuda neta del grupo se ha reducido por décimo trimestre consecutivo, hasta situarse en los 38.293 millones de euros a 30 de septiembre, lo que representa un descenso del 8,1% en comparación con hace un año. Incluyendo los eventos posteriores a 30 de septiembre, la deuda se situaría en 37.600 millones de euros, aproximadamente.

«Telefónica continúa presentando crecimiento sólido y rentable en ingresos en un trimestre marcado por el sólido comportamiento de nuestros principales mercados: España, Brasil, Alemania y Reino Unido. Continua la fuerte generación de caja libre, que aumenta un 40% interanual en los nueve primeros meses del año y es el factor principal de la reducción de la deuda, que cae por décimo trimestre consecutivo», ha remarcado el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

El ejecutivo ha destacado que la compañía ha avanzado en sus iniciativas estratégicas destinadas a simplificar sus negocios, incluyendo el plan de bajas en España, así como en sus planes para monetizar sus infraestructuras móviles. Además, ha agregado que están compartiendo redes para un uso más eficiente de las mismas y han alcanzado acuerdos con nuevos socios para enriquecer su oferta comercial de valor en el hogar.

«A futuro, reiteramos nuestros objetivos para 2019 y estamos confiados en que nuestra transformación digital impulsará los resultados y nos proporcionará las mejores soluciones tecnológicas para nuestros clientes», ha incidido Álvarez-Pallete, quien ha subrayado que la empresa sigue enfocándose en el despliegue de redes de nueva generación en todos sus mercados, mejorando la cobertura 4G y con el lanzamiento selectivo de 5G, como acaba de hacer en Reino Unido.