Economía | Empresas

Orange entra en la banca en España con una cuenta que remunera el ahorro al 1%

La compañía lanza en España su negocio bancario, que estará disponible, en principio, sólo para clientes de la marca Orange

Presentación de Orange Bank. Europa Press

Orange se lanza al mundo de la banca en España. Dos años después de poner en marcha Orange Bank en Francia, el grupo de telefonía extiende su negocio con la apertura de su primera sucursal en el mercado español.

La entidad, que ofrece todos sus servicios a través del móvil, pone a la disposición de los clientes de Orange la posibilidad de «realizar las operaciones bancarias del día a día, como consultar sus gastos, pagar con Apple Pay, mover sus ahorros entre su cuenta ahorro y su cuenta corriente, realizar transferencias SEPA gratuitas y gestionar su tarjeta», explica la entidad a través de una nota de prensa.

Aunque la firma gala confía en las capacidades de captación que le ofrece su cartera de 20 millones de clientes en España, para atraer usuarios a su nuevo negocio no ha dudado en lanzar una de las ofertas de ahorro más competitivas del mercado nacional: Orange Bank ofrece una cuenta de ahorro que remunera un 1% anual hasta un máximo de 20.000 euros, sin condiciones.

Los clientes podrán extraer dinero gratis en cualquier cajero de Europa tres veces al mes

En este sentido, la compañía asegura no tener intención de retirar a corto plazo esta oferta. «El 1% no lo concebimos como una promoción», observó Narciso Perales, director general de Orange Bank, quien explicó que la estructura de costes del grupo facilita el mantenimiento de esta remuneración.

Con esta oferta, que contempla también cuentas corrientes y tarjetas de débito sin comisiones -que permiten hasta tres retiradas de dinero al mes en cualquier cajero de España o la Eurozona-, créditos al consumo y, como promoción de lanzamiento, descuentos de 30 euros en los servicios de telefonía, Orange confía en alcanzar el millón de clientes en diez años y alcanzar la rentabilidad en un periodo inferior a cinco años.

En un futuro, la compañía pretende incluir también servicios hipotecarios, como ya sucede en Francia, entre sus ofertas. Asimismo, se incluirán productos de seguros, domiciliaciones o el servicio de Bizum. También se contempla la venta de fondos de inversión, aunque desde la firma advierten de que no se producirá antes de 2021.

En principio, los servicios estarán disponibles sólo para los clientes de la marca Orange, pero la hoja de ruta de la compañía incluye la extensión progresiva de los servicios al resto de clientes del grupo (por ejemplo, a los de Jazztel) y, posteriormente, a clientes de otras compañías, aunque en condiciones diferenciadas.

Desde la firma gala, que cuenta ya con más de diez años de experiencia en este mundo, desde el lanzamiento de Orange Money, se muestran convencidos de que «existe una oportunidad en servicios financieros» y que Orange Bank cuenta con evidentes fortalezas para aprovecharla, según explicó Perales.

Desde Orange defienden que en un momento en que la banca tradicional batalla con una estructura de costes poco adaptada a las condiciones del mercado, los nuevos operadores o neobancos se enfrentan a unos elevados costes de captación para poder hacerse un hueco entre la clientela.

En cambio, la compañía de telecomunicaciones cree que por la fortaleza de su marca y su amplia cartera de clientes y su extensa red de establecimientos puede obtener unas tasas de crecimiento con un esfuerzo menor.

Según defendió el consejero delegado de Orange en España, Laurent Paillassot, contar con servicios bancarios ofrece unas sinergias al grupo, que puede ayudar a mejorar la fidelización y la satisfacción de sus clientes.

El banco cuenta ya con la experiencia de su actividad en Francia, donde cuenta ya con unos 500.000 clientes y un ritmo de captaciones de hasta 20.000 nuevos usuarios al mes.

Para hacer de España el primer mercado de su internacionalización, Orange Bank ha creado su propia plataforma bancaria, calificada por Perales como «la más moderna de Europa».

La entidad aspira a alcanzar un millón de clientes en diez años

El banco pone así a disposición de sus clientes una plataforma bancaria a través de móvil, que funciona con acceso a través de biometría, y simplifica las operaciones bancarias más comunes, a unos pocos clicks.

Así, por ejemplo, los clientes pueden acceder a créditos preaprobados hasta un máximo de 10.000 euros en unos pocos minutos y sin necesidad de papeleos. Los tipos de interés contemplan horquillas muy amplias, variando en función del tipo de préstamo y el cliente.

Entre sus innovaciones, el nuevo banco de Orange lanza servicios de grupos, que permiten compartir gastos entre varias personas. «Somos una operadora. Lo nuestro es interconectar», ha apuntado Perales, señalando que Orange Bank dará acceso a diversos modelos de pago.

La aplicación también ofrece un chat desde el que el cliente puede interactuar con agentes del banco que le ofrecerán la ayuda que necesite. Este servicio estará inicialmente operado por personas, aunque la intención de la compañía es irlo adaptando a un servicio a través de la inteligencia artificial.

Comentar ()