// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Dónde conseguir más de un 1% de rentabilidad por los ahorros.

La rentabilidad de los depósitos en España se encuentra en mínimos históricos.

Economía

Dónde conseguir sin riesgo más del 1% de rentabilidad por los ahorros

El hundimiento de las rentabilidades de los depósitos obliga a los ahorradores a mirar al extranjero para encontrar productos que ofrezcan remuneraciones con cierto atractivo

El anuncio por parte de ING, hace justo un año, de que rebajaba la rentabilidad de su Cuenta Naranja a un nimio 0,01% representó todo un símbolo. El que había sido uno de los productos financieros más populares en España, ofreciendo tipos de hasta el 4%, reducía sus intereses a la mínima expresión, convirtiéndose en uno de los máximos exponentes del ocaso que han experimentado en los últimos años los productos de ahorro en el país.

La política de tipos en mínimos que viene aplicando el Banco Central Europeo (BCE) en el último lustro ha supuesto que las entidades financieras dejen de luchar por captar el ahorro de los clientes, ya que cualquier exceso de liquidez es penalizado por la institución que dirige Mario Draghi, con unas tasas negativas de hasta el -0,4%, que suponen unas pérdidas para el sector en Europa de alrededor de 8.000 millones de euros. Así se explica que, según los datos del Banco de España, el tipo de interés medio ponderado que ahora mismo ofrecen las entidades españolas a los hogares se sitúa en un mínimo histórico del 0,04%, frente al 2,83% que alcanzaba a finales de 2012.

Y nada parece indicar que esta situación vaya a revertirse a corto plazo. Al contrario: la posibilidad, ya debatida por el BCE, de aprobar nuevos recortes de tipos en la Eurozona podría forzar al sector bancario español a reducir aún más la remuneración que ofrece por el dinero de sus clientes hasta llevarla a cero o, incluso, en determinados casos, a niveles negativos (es decir, cobrar a los clientes por guardarles su dinero), tal y como planteaba un reciente informe del supervisor monetario europeo.

España es uno de los países de la Eurozona que menores intereses paga por los depósitos

Esto no ha impedido que miles de españoles sigan destinando una parte importante a este tipo de productos, que, a día de hoy, ni siquiera ofrecen un rendimiento suficiente para compensar la inflación, que cerró 2018 en el 1,2%. El propio consejero delegado de ING, César González Bueno, lamentaba recientemente que los españoles mantienen unos 27.000 millones de euros aparcados en la Cuenta Naranja, perdiendo así valor. Y, en términos generales, el dinero que las familias mantienen en efectivo y depósitos cerró el pasado año en niveles récord, por encima de los 880.000 millones de euros, tras experimentar su mayor crecimiento desde 2013.

La obstinación de los españoles con este tipo de productos, pese a sus nulos rendimientos sólo puede explicarse por la escasez de alternativas seguras en el entorno actual de mercado. El hundimiento de los rendimientos de la deuda -el interés del bono español a 10 años se sitúa ya por debajo del 0,5%- y las incertidumbres que envuelven a las bolsas dejan sin muchas opciones a unos ahorradores que prefieren asumir la pérdida de valor por la inflación antes que exponer su dinero a inversiones con escasas garantías de éxito.

En ese contexto, sin embargo, refuerzan su atractivo los depósitos en entidades extranjeras, una opción aún poco explorada pero que ha ido ganando fuerza en los últimos tiempos. Y es que, aunque el escenario de tipos en mínimos ha cercenado la rentabilidad de los depósitos en toda Europa, en pocos lugares ha llegado a los límites del mercado español. Así lo atestiguan los datos de Eurostat: si en España el interés medio por los depósitos de un año o menos se situaba al cierre de abril en el 0,04%, el tipo medio de la Eurozona era entonces ocho veces superior, mientras que en países como Francia o los Países Bajos, las rentabilidades medias superan incluso el 1%. Sólo Irlanda ofrece una tasa inferior a la de España (0,03%).

Esta realidad se plasma en el hecho de que hoy por hoy existen en territorio europeo una serie de entidades que ofrecen depósitos a plazos no superiores a un año que ofrecen rentabilidades superiores al 1%. Es el caso del letón Blue Orange, el portugués Haitong, el búlgaro Bulgarian American Credit Bank o el italiano Banca Sistema, que remuneran con tasas entre el 1,22 y el 1,1% sus depósitos a doce meses.

Obviamente estas rentabilidades se incrementan si el cliente opta por contratar un producto a más largo plazo: así, Banca Sistema se destaca como la que ofrece las mayores rentabilidades anuales a tres (1,43%), cinco (1,79%) o diez (2,01%) años.

Desde la plataforma de contratación online de productos financieros Raisin explican que estos extratipos responden a distintas cuestiones. Por un lado ponen el foco en la mayor o menor competencia en cada mercado y resaltan que en el caso de España la concentración del negocio en unas pocas entidades limita la necesidad de éstas de competir por los recursos de la clientela. También resulta fundamental el tipo que aplican a sus préstamos e hipotecas; en este aspecto, España sí muestra un mercado mucho más competitivo, con tasas muy reducidas, que ofrecen poco margen a las entidades para remunerar los depósitos.

Por último,  también influyen cuestiones particulares como las necesidades de liquidez que tenga la entidad para sufragar sus flujos de crédito o las estrategias de crecimiento que estén implementando.

Precisamente, Raisin ofrece actualmente, a través de su plataforma, acceso a los productos de éstos y otros bancos europeos, hasta un total de 15, con los que es posible contratar a través de Internet y con escasos papeleos. Desde la firma subrayan que estos productos cuentan con las mismas garantías, reguladas por la Unión Europea, que cualquier depósito en España; es decir, que cualquier depositante tiene garantizado, a través de los distintos Fondos de Garantía de Depósitos de cada país, un mínimo de 100.000 euros por banco en caso de insolvencia de la entidad.

La retención fiscal a los no residentes es un factor clave a la hora de valorar las inversiones en productos de ahorro extranjeros

A la hora de contratar un depósito en el extranjero, una cuestión clave es la de la retención fiscal que tengan estos productos. Países como Italia o Noruega, carecen de retención a los no residentes, por lo que la contratación de productos en estos países no requerirían de ningún tipo de gestión en este sentido. Otros, en cambio, como Portugal o Letonia, presentan unas retenciones estándar que pueden llegar a ascender al 28% en el primero de los casos, pero que sería posible reducir mediante la presentación de una serie de certificados fiscales en los plazos determinados.

Trámites que, en cualquier caso, pueden resultar más que asumibles si sirven para obtener algo de rentabilidad, sin excesivos riesgos, en un entorno tan complejo para el ahorro como el actual.

En España, las posibilidades para obtener depósitos que rindan por encima del 1% es mucho más reducida, aunque existen determinados casos. Uno de los más reseñables es el de la entidad italiana Banca Farmafactoring, que, a través de su sucursal en España, ofrece depósitos a plazos de entre 1 y 5 años a una TAE (Tasa Anual Equivalente) del 1,31%, a partir de un importe mínimo de 5.000 euros.

En el caso del banco portugués Finantia, que también opera a través de su sucursal en España, para obtener una tasa superior al 1% habría que contratar un plazo de 5 años, con una rentabilidad anual del 1,05%, para importes que alcancen, al menos, los 50.000 euros. Y algo por debajo del 1%, aunque muy por encima de la media se sitúa el depósito a 12 meses del banco de origen ecuatoriano Pichincha, aunque con ficha bancaria española, que acaba de elevar su TAE hasta el 0,8%. Este producto no tiene importe mínimo.

En lo referente a las cuentas a la vista, que permiten una mayor disponibilidad de los fondos, en España, los expertos siguen destacando la oferta de Bankinter, que en función de unos requisitos permite obtener una remuneración de hasta el 5% el primer año y el 2% el segundo, aunque sólo para una cantidad máxima de 5.000 euros. A nivel internacional, en Raisin ofrecen la cuenta de la noruega Monobank, que renta un 0,6%.

logo
Dónde conseguir sin riesgo más del 1% de rentabilidad por los ahorros