Economía | Empresas

Deutsche Telekom estudia su fusión con Orange para crear un gigante europeo

La unión de ambas compañías crearía un gigante de las telecomunicaciones en Europa, con una valoración superior a los 110.000 millones de euros

Sede de Deutsche Telekom. Europa Press

Deutsche Telekom pergeña la creación de un gigante europeo de las telecomunicaciones. La operadora alemana, la mayor compañía del sector en Europa, con una capitalización superior a los 70.000 millones de euros estaría estudiando la posibilidad de una fusión con su rival francesa Orange, según ha informado este miércoles el diario germano Handelsblatt.

Según estas informaciones, la evaluación de la operación se encuentra aún en una fase muy inicial, aunque ya se habría decidido que una eventual fusión habría de abordarse a través de un canje de acciones.

Una fuente conocedora de la situación apuntó que la potencial fusión entre Deutsche Telekom y Orange ofrecería importantes sinergias, ya que ambas compañías cuentan con superposiciones regionales manejables y han colaborado hace años, tras realizar hace ocho años compras conjuntas para rebajar sus facturas de infraestructuras y equipos.

La operación de fusión habría de abordarse a través de un intercambio de acciones

No obstante, el diario apunta que actualmente ninguna de las operadoras estaría en disposición de ejecutar una adquisición y la operación debería llevarse a cabo mediante un canje de acciones.

«Orange nunca aceptará una participación junior», indicó al periódico un ejecutivo del sector de telecomunicaciones, añadiendo que en el mejor de los casos Francia podría aceptar una alianza entre iguales, pero eso parece complicado con las actuales valoraciones de mercado.

Deutsche Telekom es actualmente la mayor operadora de Europa, con un valor de mercado de unos 72.000 millones de euros, frente a los alrededor de 40.000 millones de Orange.

La presencia del Estado galo en el capital de Orange, con un 23%, podría dificultar la operación

Por otro lado, desde Alemania también apuntan dificultades por la fuerte implicación del Estado galo en la operadora francesa, a pesar de que la participación pública en Orange alcanza únicamente el 23%. En este sentido, una fuente del sector señala que Francia nunca permitiría que la sede de la empresa resultante no estuviera en el país galo.

En este sentido, también apunta que la operación también resultaría compleja para Berlín, que aún controla un tercio de Deutsche Telekom y que difícilmente toleraría perder gran parte de su influencia en favor de París.

Por otro lado, el rotativo recuerda que es improbable que la Comisión Europea autorizase una fusión entre dos de las mayores operadoras europeas.

Las acciones de Deutsche Telekom registraban una subida del 1,46% en la Bolsa de Fráncfort, hasta los 15,27 euros, mientras que los títulos de Orange se mantenían estables en la Bolsa de París, en 15,03 euros.

Te puede interesar

Comentar ()