El protocolo firmado en agosto de 2018 entre el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Adif, y la multinacional británica Virgin para desarrollar el proyecto ultrasónico Hyperloop en terrenos de la empresa pública en Málaga está a punto de morir. Desde hace prácticamente un año, Adif no tiene noticias de Virgin, que en todo momento ha vinculado el éxito del proyecto a la concesión de subvenciones públicas millonarias por parte de centros adscritos al Ministerio de Industria, como el Centro para el Desarrollo Técnico Industrial (CDTI).

Según ha confirmado El Independiente a través de portavoces del CDTI, esas ayudas por valor de 127 millones de euros no se van a asignar. Porque Virgin ni siquiera las ha tramitado. «A la fecha actual», señalan en la entidad pública empresarial, «no figura en nuestros sistemas ninguna petición de financiación en relación con este proyecto, por lo que no podemos aportar ninguna información adicional».

Hace un año, Virgin se reunió con el CDTI; desde entonces Industria no sabe nada más

El CDTI opera como agencia financiadora de I+D+i. «Hace un año Virgin se acercó a CDTI, y les explicamos el procedimiento habitual para la concesión de ayudas. Se les explicó todo, se reunieron con el director general… hasta hoy», agregan en el centro. En la reunión, que se produjo en julio de 2018, se les informó de las ayudas financieras con desembolso económico, incluidos los programas europeos con retorno. En Industria no han vuelto a tener noticias.

La multinacional propiedad del magnate Richard Branson rebate al CDTI y asegura haber mantenido una reunión hace cuatro meses, en julio de este año. Y asegura que sigue adelante con el Hyperloop One. «Hemos estado en contacto de forma regular con el CDTI – nuestra última reunión tuvo lugar en julio, pero hemos seguido estando en contacto con ellos por otras vías hasta hace tan sólo unas semanas -, así como también con otras instituciones públicas a lo largo de los últimos meses», indican en un escueto comunicado.

Virgin rebate a Industria

«Continuamos trabajando junto a partners del ámbito público y privado para hacer que el centro de pruebas y desarrollo de tecnología avanzada sea una realidad», añade Virgin.

En mayo de 2018 trascendieron los contactos entre el ex ministro de Fomento Íñigo de la Serna y Virgin para traer el Hyperloop al Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) de Málaga, tal y como en su momento adelantó La Información. La moción de censura que poco después tumbó a Mariano Rajoy provocó la salida de De la Serna (PP) y la llegada de Ábalos, que firmó el protocolo con la multinacional en agosto para desarrollar el Hyperloop One.

De la Serna trabajó para traer el proyecto a Málaga y Ábalos firmó el protocolo

La firma del protocolo (agosto de 2018) se hizo en medio de un ambiente de euforia entre Adif y la corporación británica: se habló de «necesidades» de 432 millones (incluidas las ayudas CDTI), se habló de plataformas de pruebas y equipos, se proclamó la creación de más de 250 puestos de trabajo directos y se asignó a Adif la ejecución de obras pendientes en el CTF si las subvenciones prosperaban.

Primero se dijo que en marzo pasado arrancarían los trabajos, pero nunca se instaló nadie en las naves de Antequera (Málaga) pensadas en su momento como potente centro ferroviario con una suerte de circuito con forma de anillo para mejorar las prestaciones de los AVE y otros trenes de alta velocidad. Virgin respondía que los retrasos eran normales en un proyecto de la envergadura del Hyperloop One y que la idea era abrir en 2020, siempre que se tramitasen los fondos europeos gestionados por Industria.

Los trabajos tenían que haber arrancado en marzo, pero la nave de Antequera está vacía

En mayo El Independiente constató la parálisis del proyecto: empleados y directivos de Adif relataron la inactividad del CTF malagueño. Adif siempre ha mantenido que la bola está en el tejado de Virgin y que la empresa estatal está a la espera de la multinacional, de la cual no ha recibido noticias.

Una idea de Elon Musk

Varias compañías trabajan en distintas partes del globo por desarrollar proyectos vinculados al Hyperloop, un tubo al vacío que alcanza la ultravelocidad y que en el futuro pretende transportar pasajeros en tiempo récord. Una de las empresas, Hyperloop Transportation Technologies (HTT), tiene su principal factoría en el Puerto de Santa María (Cádiz) y pretende cubrir el primer viaje de la historia en 2020 entre Dubai y Abu Dhabi.

También opera en el sector Zeleros, el fondo del propietario de Mercadona Juan Roig. La idea del Hyperloop, SpaceX, fue lanzada por Elon Musk, CEO de Tesla.