El aeropuerto de Madrid-Barajas ha reabierto tras tener que paralizar tanto los aterrizajes como los despegues a consecuencia de la presencia de varios drones en las cercanías del aeropuerto. El espacio aéreo del aeropuerto madrileño ha quedado cerrado durante casi 2 horas.

Enaire, el grupo público encargado de la gestión del control aéreo, había ordenado que paralizar los despegues y los aterrizajes, y algunos vuelos están han sido desviados a aeropuertos alternativos, como el de Valencia.

https://twitter.com/mitmagob/status/1224305598751223808

Los pilotos de dos vuelos han alertado de la presencia de drones en las cercanías de las pistas, tras lo que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha decidido clausurar el espacio aéreo.

El Gobierno ha activado un procedimiento de desvío masivo de aviones a otros aeropuertos, denominado ‘Rate 0’, y se impide el despegue y aterrizaje de aviones en el aeropuerto. La alerta ha sido activada a las 12.40 horas y se mantendrá, el principio, hasta las 14.40 horas.

«Volar drones en las proximidades de un aeropuerto es una infracción grave y las sanciones pueden alcanzar los 90.000 euros», ha recordado en un mensaje en Twitter la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

El incidente recuerda al que, en diciembre de 2018, provocó varios días de caos en el aeropuerto de Gatwick, cerca de Londres, afectando a más de 1.000 vuelos y alterando los planes de viaje de unos 140.000 pasajeros.

La policía de Sussex detuvo inicialmente a dos personas, entusiastas de los drones, a menos de 3 kilómetros del aeropuerto, aunque fueron finalmente puestos en libertad sin cargos. El caso continúa sin resolver, aunque en abril de 2019 la Policía aseguró que el causante del incidente tenía conocimiento en todo momento de lo que sucedía en las pistas del aeropuerto y que, probablemente, el incidente estuvo relacionado con algún trabajador de la instalación.