El clamor de los agricultores -que denuncian una situación profesional «al límite»- se ha hecho notar hoy en Toledo, mientras que mañana su voz se escuchará en Madrid.

Miles de agricultores y ganaderos -unos 7.000 los organizadores y 3.500 la Delegación del Gobierno- se han manifestado este martes en Toledo para pedir «respeto» por un sector que en Castilla-La Mancha genera más del 30% de la riqueza de la región y para reivindicar una política de precios justos que favorezca la rentabilidad de las explotaciones y que, como mínimo, les cubra los costes de producción.

Al grito de «el campo unido, jamás será vencido», la cabecera de la manifestación con el lema Agricultores y ganaderos al límite ha marchado desde las inmediaciones de la plaza de toros hasta la plaza de Zocodover.

Las organizaciones agrarias UPA, COAG y ASAJA de la Comunidad de Madrid han convocado este miércoles una concentración de protesta frente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para denunciar la «pésima» situación que atraviesa el sector.

El acto se enmarca dentro del calendario de movilizaciones que están sacando a las calles de toda España a los profesionales del campo bajo el lema #AgricultoresAlLímite con el objetivo de reflejar «la falta de futuro» para sus explotaciones agrarias debido, principalmente, a la baja rentabilidad.

Para ello, los agricultores y ganadores pedirán al Ministerio y a la Comunidad de Madrid que trabaje para reequilibrar la cadena agroalimentaria con el fin de evitar los abusos que sufren agricultores y ganaderos por parte de algunas empresas de la industria y la distribución y que luchen por una PAC «justa».

Entre las demandas de los agricultores y ganaderos a las Administraciones figuran un sistema de seguros agrarios «fuerte», la gestión de la fauna salvaje, impulsar un etiquetado transparente, que preste especial atención a sectores vulnerables como el apícola, y el apoyo al sector agrario explicando su importancia al resto de la sociedad.

Para representar esta denuncia, realizarán una performance reivindicativa que representará «la indispensable función de la agricultura y la ganadería de alimentar al planeta».

«Para que sigamos alimentando a la sociedad, necesitamos que nos apoyen», han dicho los organizadores de la performance, que han invitado a la población a que participe, «porque esta es una lucha por la soberanía y la seguridad alimentaria de todos».