Economía | Empresas

Meliá admite que EEUU ha vetado la entrada de su CEO en el país por su negocio en Cuba

logo
Meliá admite que EEUU ha vetado la entrada de su CEO en el país por su negocio en Cuba

El consejero delegado de Meliá Hotels, Gabriel Escarrer. Europa Press

Resumen:

Gabriel Escarrer tiene vetado el acceso a Estados Unidos. Así lo ha reconocido este miércoles Meliá Hotels, al informar de que su vicepresidente ejecutivo y consejero delegado recibió el pasado 11 de octubre una notificación del Departamento de Estado de Estados Unidos en la que se le amenazaba con prohibirle entrar en el país si no cumplía en un plazo de 45 días una serie de condiciones en relación con su negocio en Cuba, tal y como había adelantado el diario Vozpópuli.

Los requerimientos del Gobierno estadounidense estarían respaldados en el Título IV del Liberty Act -la denominada Ley Helms Burton-, y estarían vinculadas con la actividad que el grupo hotelero español mantiene con entidades públicas cubanas para la gestión de dos hoteles situados en la región de Holguín.

Según la Administración norteamericana, estos hoteles se ubican en una parcela de una propiedad expropiada a la familia Sanchez Hill a finales de los años 50 del siglo pasado.

La compañía considera que ajustarse a las condiciones impuestas por EEUU sería contrario a la normativa europea

Desde Meliá consideran que las condiciones «impuestas por el Gobierno estadounidense no resultan asumibles por la compañía» y alega que su cumplimiento es contrario a la normativa europea -conocida como Estatuto de Bloqueo- que considera que «la Ley Helms Burton infringe los más elementales principios de Derecho internacional».

La Ley Helms-Burton, aprobada en 1996, dio a los estadounidenses el derecho a demandar a empresas de todo el mundo que se lucren con los bienes confiscados por las autoridades castristas, pero todos los gobiernos norteamericanos habían dejado sin efecto esta cláusula hasta que se levantó el pasado 2 de mayo.

Apoyándose en la citada normativa comunitaria, Meliá ha trasladado a las instituciones españoles y autoridades comunitarias la resolución de esta cuestión, «confiando que su dedicación, diligencia y estrecha colaboración acabarán dando una satisfactoria solución».

Además, el grupo hotelero recuerda que la demanda iniciada en España por los supuestos representantes de la familia Sanchez Hill fue desestimada íntegramente por nuestros tribunales en primera instancia.

Por todo esto, la hotelera ha reiterado su «respeto y confianza en la implicación e impulso» hacia una solución «positiva» por parte de las autoridades españolas y comunitarias, así como en los tribunales. Además, ha insistido en la «lealtad, legalidad y responsabilidad» con la que sus filiales «han desempeñado siempre su gestión empresarial en Cuba».

Por tanto, ha manifestado que espera que la controversia producida por la activación de la Ley Helms Burton sea «resuelta de manera favorable» a los intereses del grupo».

Comentar ()