El Ministerio de Hacienda ha ofrecido esta tarde a las comunidades autónomas la nueva senda de estabilidad para los próximos años, por la que establece un objetivo más flexible de déficit autonómico. En concreto, del 0,2% del PIB este año, del 0,1% en 2021 y equilibrio presupuestario desde el ejercicio 2022, según han confirmado a Europa Press en fuentes del Ministerio.

Esta es la nueva senda presupuestaria para las comunidades autónomas que comunicará este mismo viernes por la tarde la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a los consejeros de Economía y Hacienda en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que no se reúne desde 2018, como paso previo a los trabajos preparatorios de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2020.

Sin embargo, el Gobierno se opone a aceptar una de las principales reclamaciones de las autonomías: la devolución de 2.500 euros pendientes de cobro por una liquidación atrasadada del IVA (correspondiente a 2017).

Hacienda ha propuesto a las comunidades autónomas compensar el impago de esta liquidación con un Fondo extra de Liquidación Autonómico (FLA) al cero por ciento de interés. Así consta en un documento que Montero ha ofrecido a los consejeros en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Además, Hacienda se ha comprometido a no tener en cuenta el IVA impagado para el déficit regional. De manera que si una región registra en 2019 un déficit del 0,1 por ciento o inferior, se entenderá que ha cumplido el objetivo de déficit y no sufrirá el control de Hacienda.

Según el documento, la liquidación del IVA de 2017 es un problema generado por el ministro Cristóbal Montoro que PP y Ciudadanos impidieron solucionar, al rechazar la propuesta del Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado de 2019, y no ha provocado recortes del gasto de las comunidades autónomas.

Para el Gobierno, las comunidades no han realizado recortes por el efecto de la liquidación del IVA de 2017, sino que han gastado ese dinero.

Por tanto, en lo que se ha traducido el efecto del IVA es en un mayor déficit público en 2019 y en un probable incremento del período medio de pago a proveedores. Según el documento de Hacienda, ahora no es posible revisar la liquidación del año 2017 y por ello la propuesta de medidas paliativas.

El Gobierno también ha planteado que si una comunidad tras descontar el efecto del IVA cumple con el objetivo de déficit no tendrá que presentar un Plan Económico Financiero (PEF).

Críticas de la oposición

Teodoro García Egea, número dos del PP, ya ha asegurado que no va a «consentir el atropello financiero» al que quiere someter Sánchez a los españoles y ha dicho que confía en que los ‘barones’ socialistas tengan la «valentía» de situarse al lado de los ciudadanos en vez de «bailarle el agua» a Sánchez. «El resumen es que Sánchez le quita 2.500 millones a los hospitales, a los colegios públicos de toda España para dárselos a Torra, a sus embajadas y a TV3», ha enfatizado.

En este sentido, el ‘número dos’ del PP ha reiterado que Pedro Sánchez pretende «meter la mano en el bolsillo de todos los españoles para llenar la cartera de Torra y pagar los chantajes que firmó para ser presidente».

La comunidad valenciana celebra el objetivo del 0,2%, «un cambio sustancial con la política austericida» del PP con Montoro

El consejero de Hacienda de la Comunidad Valenciana, Vicent Soler, ha celebrado este viernes que el Gobierno proponga a las comunidades autónomas un objetivo de déficit del 0,2 por ciento del PIB y lo ha valorado como un «cambio sustancial con la política austericida» que mantuvo el ministerio de Hacienda del PP con Cristóbal Montoro.

Soler ha dicho sobre la senda del 0,2 por ciento que «nunca es suficiente, sobre todo para las comunidades autónomas que están infrafinanciadas» pero ha destacado que si siguiera gobernando el Partido Popular, la senda sería del 0,0.

«Ir de 0,0 a 0,2 es mucho dentro de la lógica en que nos movemos, será un paso adelante en la línea correcta, hasta que no tengamos un nuevo sistema de financiación autonómico», ha señalado.

Soler ha pedido recordar que «tres de los cuatro pilares básicos del estado de bienestar» son gestionados por los gobiernos autonómicos, por tanto discutir la financiación «es hablar del estado de bienestar».

Con respecto a la disputa por la devolución del IVA por la liquidación de la recaudación de este impuesto en 2017, el consejero valenciano ha asegurado que va a pedir «soluciones» pero ha calificado de «broma de mal gusto» los anuncios de ir a la «vía judicial» por parte de dirigentes autonómicos del PP.

«El partido que crea el problema y no lo resuelve porque no quiere, ahora quiere llevar a los tribunales a un gobierno que no tiene nada que ver y busca una solución», ha lamentado, y añadió que eso es «tomarle el pelo a la gente», informa Efe.