ACS ha cerrado 2019 con una mejora del beneficio del 5,1%, hasta los 962 millones. Paralelamente, la multinacional ha logrado unas ventas de 39.049 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,5%.

La compañía que preside Florentino Pérez ha destacado la evolución ha sido positiva en todas las áreas operativas. Según el grupo, el buen comportamiento de las ventas y el beneficio se debe a la solidez mostrada por los mercados norteamericano, australiano y español.

El beneficio neto incluye 245 millones de euros aportados por Abertis, tanto directamente a través de ACS como por vía indirecta mediante Hochtief, su filial alemana, según la información remitida este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

«El impacto neto en ACS por el cierre de operaciones en Oriente Medio por parte de Cimic ha sido compensado con los resultados obtenidos por las desinversiones de activos de energía renovable en el año y la aplicación de una provisión por riesgos internacionales», asegura.

Las ventas en América del Norte representan un 50% del total, Europa un 20%, Australia un 19%, Asia un 6%, América del Sur un 6% y África el restante 1%. Las ventas en España suponen un 14% del total.

Por países, Estados Unidos, Australia, España, Canadá y Alemania contribuyen con un 82% del total de las ventas. La cartera a cierre de 2019 se sitúa en 77.756 millones de euros creciendo un 7,7% (6% eliminando el efecto del tipo de cambio).

Evolución por áreas de negocio

Según la información enviada a la CNMV, el beneficio del área de Infraestructuras crece 4,6% un tras la incorporación de Abertis desde el mes de junio de 2018, cuya contribución en 2019 alcanza los 245 millones de euros, frente a los 175 millones en el periodo anterior.

El área de Construcción se basa en la actividad Dragados, cuyo beneficio alcanza los 117 millones de euros; y de Hochtief, que disminuye su contribución al beneficio neto operativo del Grupo, debido al cambio de participación del 71,8% al 50,4% por la venta a Atlantia en el cuarto trimestre de 2018. «Sin este efecto y sin considerar el impacto por el cierre de las operaciones en Oriente Medio, el beneficio neto operativo de Construcción aumentaría un 10%», recuerda ACS.

Mientras, el beneficio neto operativo del área de Servicios Industriales crece un 7,8% hasta los 350 millones de euros impulsado por el repunte de la actividad en el mercado español. Estos resultados no incluyen los beneficios obtenidos por las desinversiones en activos de energía, principalmente la venta parcial de las plantas fotovoltaicas en España en diciembre de 2019. Por su parte el beneficio neto de Servicios alcanza los 38 millones de euros, creciendo un 3,3%.

ACS presenta al cierre del año 2019 un saldo de deuda neta de 54 millones de euros, manteniendo un nivel de endeudamiento similar al de los dos ejercicios anteriores, prácticamente inexistente. «De hecho, sin considerar la financiación de proyectos, sin recurso para el accionista, el Grupo presenta una posición neta de tesorería en los últimos tres ejercicios, cerrando el año 2019 con 87 millones de euros de caja neta operativa», recuerda la empresa.