Economía

Wall Street tiene que paralizar sus operaciones tras el desplome causado por el petróleo y el miedo al virus

Un corredor de Bolsa, en Nueva York. EFE

Las operaciones de Wall Street se han detenido durante 15 minutos después de que el indicador S&P, considerado el más representativo del mercado, se haya desplomado un 7% en medio de la crisis por el coronavirus y la guerra de precios del mercado. Las operaciones se han detenido hasta las 9.49 hora local (13.49 GMT), tras lo cual se ha vuelto a abrir el mercado.

Wall Street se desplomó este lunes en la apertura con todos los indicadores en rojo y un Dow Jones con pérdidas de hasta el 6,87%, además del rendimiento de los bonos del Tesoro en mínimos históricos -llegó al 0,318 %-, debido al temor de los inversores al coronavirus y la guerra de precios del petróleo.

Al inicio de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones cayó 1.775,66 puntos, hasta los 24.089,12, con sus 30 cotizadas en rojo, destacando el batacazo de las petroleras estadounidenses Chevron (-14,47 %) y Exxon Mobil (-14,28 %).

El selectivo S&P 500 descendió un 6,95 %, hasta los 2.765,72 enteros, y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que reúne a las tecnológicas más importantes, se dejaba un 6,84 % o 586,54 puntos, hasta los 7.989,08.

El creciente miedo al impacto económico del coronavirus, acentuado por la proliferación de casos en Estados Unidos y por las medidas extremas adoptadas en Italia, ha hundido a las bolsas, que se ven lastradas también por el desplome del precio del petróleo, al que penalizan tanto la extensión de la epidemia como el desacuerdo entre los países productores.

En esta situación de pánico, los inversores vuelven a buscar refugio en activos considerados seguros, como la deuda de EEUU y Alemania, el yen japonés y el oro.

El Ibex 35, el selectivo de la Bolsa española, caía un 7,7% a las 14 horas, el mayor descenso desde el referéndum del Brexit, en 2016, y se situaba por debajo de los 7.800 puntos. Desde que el Ibex alcanzó los 10.083 puntos, el pasado 19 de febrero, el selectivo ha caido más de un 22%. En la misma línea, Londres perdía un 7,1%; Fráncfort, un 7,3%; París, un 7,6%; y Milán, un 10,5%. En Asia, Tokio ha bajado un 5,07%; Hong Kong, un 4,23% Shanghai, un 3%; y Seúl, un 4,19%.

Posible recesión técnica

Según Joaquín Robles, analista de XTB, la caída de las bolsas no solo es atribuible al desplome del precio del petróleo sino también al repunte de casos de coronavirus en EEUU e Italia, y a las medidas adoptadas este fin de semana por el Gobierno italiano.

En su opinión, los inversores temen que Washington tome también medidas drásticas para contener el virus y que éstas afecten a la actividad económica.

Pimco, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, considera que la evolución de la economía mundial adoptará una forma de «U» en los próximos trimestres, con una posible recesión técnica (dos trimestres consecutivos de contracción) en EEUU y en la zona del euro en la primera mitad del año. No obstante, prevé que esa recesión sea «suave y breve» y que se produzca una fase de recuperación en el segundo semestre.

La situación en las bolsas se está viendo perjudicada tambiénn por el hundimiento del precio del petróleo, que responde a dos motivos: la previsión de un menor consumo de crudo por el frenazo de la economía y la falta de acuerdo entre Arabia Saudí y Rusia para recortar la producción.

Como consecuencia del desacuerdo entre los países productores los recortes aplicados actualmente dejarán de estar en vigor en abril.

Además, Arabia Saudí ha rebajado los precios que cobra a sus clientes en respuesta a la actitud de Rusia, lo que puede desencadenar una guerra de precios.

Joaquín Robles cree que ahora se abren dos escenarios: una guerra de precios prolongada o que la OPEP y Rusia vuelvan a sentarse a negociar. No obsante, considera que pocas explotaciones son rentables con precios en el entorno de los 30 dólares por barril.

Para Michel Salden, de Vontobel AM, la caída de los precios afectará especialmente a las explotaciones de petróleo no convencional y perjudicará a la «revolución verde» porque muchas economías optarán por consumir hidrocarburos al estar sensiblemente más baratos.

A esta hora, los precios del Brent, de referencia en Europa, y del Texas, referente en América, caen en torno al 23 %, el porcentaje más elevado desde la Guerra del Golfo -aunque han llegado a bajar un 30 %- y se sitúan en los niveles más bajos desde 2016.

Los inversores buscan refugio un día más en la deuda de países solventes como EEUU y Alemania. Las rentabilidades de los bonos a diez años de EEUU (0,426 %), Alemania (-0,872 %) y Reino Unido (0,087 %) están en mínimos históricos. El precio del oro, por su parte, vuelve a acercarse a máximos desde 2013, y se sitúa en 1.670 dólares por onza.

Comentar ()