El Ibex 35 ha sufrido este jueves la peor caída de su historia al desplomarse un 14,06%, hasta los 6.390,9 puntos, en medio de la crisis generada por la expansión del coronavirus y después de que el Banco Central Europeo (BCE) decepcionara al mercado con su paquete de medidas de choque, que contempla liquidez ilimitada para la banca, pero no recorte de los tipos de interés. Desde que comenzó la crisis del COVID-19, el índice ha perdido un 36% de su valor.

El comportamiento del Ibex 35 demuestra la absoluta decepción del mercado con la respuesta del BCE que, lejos de tranquilizar a los inversores, los ha puesto en alerta. Christine Lagarde, presidenta del supervisor europeo, urgió el miércoles a la Unión Europea a tomar medidas para frenar el impacto que en la actividad económica tendrá esta crisis y hoy ha vuelto a pedir a los Estados miembros una acción coordinada en materia fiscal, pero las medidas que ha tomado el BCE no han terminado de contentar al mercado.

Ence es la compañía que ha liderado las pérdidas del selectivo, con una caída de casi el 19%, seguida de cerca por ACS (-18,9%), ArcelorMittal (-18,8%), Sabadell (-17,7%) y Acciona (-17,5%). Ninguna firma del Ibex 35 ha logrado cerrar la sesión en verde. De hecho, Viscofan, la empresa con «mejor» comportamiento del selectivo, se ha desplomado casi un 7%.

La banca se ha colocado de nuevo entre las mayores depreciaciones del índice, con Sabadell en cabeza, pero con gran protagonismo de Santander (-16,9%), Bankia (-16,3%) y Bankinter (-15,8%). Tampoco el sector turístico lo ha hecho mucho mejor. IAG se ha desplomado un 16,7%, mientras que Amadeus se ha despeñado un 16,1% y Aena un 15,3%.

El selectivo supera así la peor caída de su historia, que tuvo lugar en junio de 2016, al día siguiente de que se celebrara el referéndum por la salida de Reino Unido, cuando se dejó un 12,35%. El pasado lunes, impactado por el desplome del precio del petróleo y el impacto del COVID-19, el Ibex 35 firmó su cuarta peor sesión de la Historia. El Ibex 35 supera, además, los fuertes desplomes consecuencia de la caída de Lehman Brothers en 2008.

El índice español ha seguido así el ritmo de los parqués europeos. La Bolsa de París se ha dejado más de un 12%, al tiempo que la de Londres se ha dejado casi un 11%. En general, el mercado se ha quedado decepcionado tras las medidas de choque del BCE y los selectivos europeos lo han demostrado al caer con mucha fuerza durante toda la sesión, pero especialmente tras la comparecencia de Christine Lagarde.

Al otro lado del charco, tanto el Nasdaq como el S&P 500 depreciaban su valor en torno al 5% horas del cierre de la sesión bursátil.

No es la primera vez que el Ibex 35 se ve afectado por la crisis del coronavirus. El selectivo sufre una de sus peores rachas con varias sesiones encadenadas con fuertes pérdidas. De las últimas 16 jornadas, desde que estalló la crisis en España, el índice ha cerrado en negativo doce de ellas. El pasado 19 de febrero, el selectivo cerró cerca de los 10.100 puntos, pero en estos momentos no llega ni a los 7.000 enteros.