Bankia está preparando medidas adicionales para complementar la moratoria del pago de hipotecas que aprobó el martes el Gobierno con el objetivo de aliviar la carga financiera de los afectados en la situación de incertidumbre por la crisis sanitaria del coronavirus.

La entidad ha empezado a adaptar sus sistemas y procesos internos para dar respuesta a la nueva normativa, que tendrá vigencia de un mes, si la crisis no se agrava, y está preparando más medidas de las que se beneficiarán sus clientes independientemente de si entran en el ámbito de aplicación del Real Decreto y que se pondrán en marcha «a la mayor brevedad posible».

El Real Decreto prevé que la moratoria hipotecaria pueda empezar a solicitarse mañana y hasta el próximo 3 de mayo, pues la norma de urgencia permite a los hipotecados pedirla durante el próximo mes y medio.

Las nuevas medidas de Bankia, que irán destinadas a adecuar la deuda de sus clientes a esta nueva realidad, serán de aplicación también para los que no entren en la definición de «vulnerables» que recoge el Real Decreto, que son aquellos con una hipoteca que represente más de un 35% de las rentas de la familia y con unos ingresos en el conjunto del hogar que no superen los 1.613,52 euros mensuales, aunque este umbral será un poco superior si hay hijos o mayores al cargo. Irán destinadas a particulares, autónomos, pymes y grandes empresas.