Economía

El Gobierno permite de urgencia comprar mascarillas que no cumplan normas de calidad de la UE

El Ejecutivo responde al desabastecimiento permitiendo la adquisición de protecciones que no cumplan las normas estándar comunitarias y habilita la adquisición de mascarillas con normas de EEUU y de China.

Médico con mascarilla. EP

Las comunidades autónomas y los propios miembros de los servicios sanitarios han venido alertando de desabastecimiento de productos para hacer frente a la epidemia de coronavirus, con especial incidencia en la falta de mascarillas de protección para el personal sanitario y para otros cuerpos que están actuando en pleno estado de alarma.

El Gobierno ha decidido permitir de urgencia la compra de mascarillas aunque no cumplan con la norma armonizada de la Unión Europea (marcado CE), que hasta ahora eran las únicas que podían utilizarse. El Ministerio de Industria autoriza el uso de otros productos fuera de las especificaciones técnicas estandarizadas de la Unión como “excepción temporal” mientras dure la epidemia.

El Gobierno autoriza la compra pública de mascarillas de protección individual que al margen del estándar vigente de la Comunidad Europea, siempre que cumplan con especificaciones técnicas concretas de la Unión Europea, de Estados Unidos y de China. Ha de estar autorizado por el Ministerio de Sanidad, y estas mascarillas sólo pueden ser suministradas al personal sanitario.

Y, por otro lado, tanto Sanidad como las comunidades autónomas con autoridad de vigilancia de mercado podrán de forma temporal permitir la comercialización de mascarillas de protección sin marcado CE, pero con los requisitos europeos, estadounidenses y chinos permitidos a tal efecto.

El Gobierno ha decidido combatir la falta de mascarillas aceptando productos con marcado CE pero con otras especificaciones técnicas distintas de las normas armonizadas. Y también de Estados Unidos y de China. En el caso norteamericano, Industria especifica en su orden ministerial algunos tipos de mascarillas que cumplen los estándares estadounidenses y su equivalencia con las normas comunitarias europeas.

En el caso de China, hasta ahora la norma de calidad sobre mascarillos en principio la aplica el propio fabricante en un proceso de autocertificación bajo su propia responsabilidad y la vigilancia del mercado es la que actúa a posteriori.

Pero, a causa de la crisis del coronavirus, el Gobierno chino dio la orden de que todas las mascarillas fueran verificadas en tres aspectos: eficacia de penetración, resistencia a la respiración y marcado.“En consecuencia”, explica Industria en su orden, “todas las mascarillas que hay en el mercado chino deberían tener informes de ensayo con estos tres resultados, realizados por el National Quality supervision and testing center for personal protective equipment.

Comentar ()