Los gestores de fondos no se muestran nada optimistas con el futuro global que seguirá a la crisis sanitaria del Covid-19. No solamente anticipan que la recuperación tendrá forma de ‘U’ más que de ‘V’, sino que temen más una segunda oleada del virus que un shock de crédito, según se desprende de la encuesta de gestores de fondos que publica mensualmente Bank of America.

Entorno a la mitad (52%) de los encuestados cree que la recuperación económica tendrá una forma de ‘U’ (salida más lenta), mientras que el 22% otorga la mayor probabilidad a una salida en ‘W’ (rebote con una segunda crisis) y tan solo el 15% opina que tendrá forma de ‘V’, es decir, la salida más rápida. El único punto optimista es que solamente el 7% considera que la recuperación tendrá forma de ‘L’, es decir, que la crisis se prolongará mucho en el tiempo.

En este marco pesimista, los gestores de fondos decidieron elevar su liquidez hasta el 5,9% de las carteras, lo que supone ocho décimas más en un mes. Se trata del nivel más alto registrado desde los atentados del 11 de septiembre, según subraya Bank of America, lo que da una idea de los miedos que se extienden entre estos profesionales.

Con todo, el mayor riesgo de cola para estos gestores no tiene que ver con un colapso sistémico del crédito, sino con una segunda oleada del virus protagonista de la pandemia. Así lo cree el 57%, frente a tan un solo un tercio que pone sus ojos en un shock de crédito.

Los datos son rotundos. Casi el 100% de los gestores encuestados cree que se producirá una recesión global este año, pero con una diferencia entre el shock público y el privado. Mientras que solamente el 2% opina que el crecimiento será peor en los próximos doce meses, más de la mitad (63%) cree que los beneficios empresariales se deteriorarán de aquí a un año.