Economía

Caos en el cobro de prestaciones al no poder incorporarse los interinos de refuerzo

El SEPE trabaja en la incorporación de un millar de interinos mientras los afectados por ERTE superan los 3,5 millones

Comparecencia de Yolanda Díaz y José Luis Escrivá. MONCLOA

A finales de marzo, Trabajo confirmó que se iban a incorporar un millar de interinos a las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para que los trámites de concesión de las prestaciones derivadas de los ERTE se pudieran agilizar. Sin embargo, el proceso se está demorando más de lo previsto.

El motivo es que las personas que se están incorporando lo están haciendo a través del teletrabajo. Según explican fuentes del Ministerio de Trabajo, los interinos tienen que instalar en sus equipos informáticos los sistemas de la administración, y además, tienen que realizar una formación online. Un protocolo que de forma presencial sería mucho más ágil, pero que el teletrabajo está complicando.

Pese a todo, tanto el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, como la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, han insistido en que el SEPE trabaja a un ritmo frenético para que todo el mundo cobre su prestación. “El mecanismo es muy eficaz, claro que hay sobrecarga, los funcionarios no están en las oficinas, están en sus casas con teletrabajo incluso sábados y domingos”, explicó Díaz en una entrevista en RNE esta semana. Escrivá añadió se tramitan 200.000 prestaciones al día.

Cabe destacar que tal como publicó este periódico, el SEPE ha perdido unos 1.100 empleados en los últimos cuatro años, según cifras del sindicato de funcionarios CSIF. Además, se trata de una plantilla envejecida, una situación que empeora con los años. Algo que según la responsable de Trabajo “debe ser un gran aprendizaje” para “dar seguridad, solvencia y dotar de todos los equipos públicos para que puedan prestar servicios de calidad”.

El ministro de Seguridad Social indicó este miércoles que el Gobierno prevé que se alcancen los 4 millones de afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), además de las prestaciones para autónomos, que suman cerca de 800.000. Unas cifras que han provocado una sobrecarga y el retraso en el pago de algunas prestaciones. 

No hay que olvidar que una vez se ha presentado y negociado un ERTE con los trabajadores, este debe ser admitido por las autoridades laborales correspondientes en un plazo de cinco días. En este sentido, desde que se presenta el ERTE hasta que se tramitan las prestaciones en el SEPE pueden pasar varios días.

Los autónomos cobrarán este viernes la prestación por cese de actividad o en el caso de que su facturación haya caído más de un 75% y se les haya reconocido. Para las prestaciones por ERTE, la ministra Díaz ha insistido en que “no va a haber retraso en el pago de las prestaciones” y estas se abonarán antes del día 10 de mayo, tras llegar a un acuerdo con las entidades bancarias. Ella misma lo ha respondido a una usuaria de Twitter.

17 autoridades laborales

La descentralización del sistema tampoco ha favorecido, en este caso, la gestión de la crisis en materia laboral. Y es que los ERTE que afecten a empleados de una sola comunidad autónoma se gestionan a través de las autoridades laborales regionales, aunque a continuación sea el SEPE quien abone las prestaciones.

En este sentido, Díaz puso esta semana un ejemplo: “Galicia ha modificado el procedimiento y ha alargado el plazo de resolución de los ERTE hasta 10 días hábiles, eso significa retrasar la tramitación 15 días”, por lo que las prestaciones que debe tramitar el SEPE también se retrasan. En Cataluña, según CCOO, solo se han tramitado el 30% de las prestaciones por desempleo solicitadas.

Así, mientras llegan refuerzos a los sistemas del SEPE, los afectados por ERTE deberán esperar a mayo para empezar a cobrar sus prestaciones.

Comentar ()