La productora del musical ‘El Rey León‘, Stage Entertainment, ha asegurado que ha procedido al reembolso de más de 30.000 localidades desde el pasado 10 de marzo, cuando cerró los teatros Lope de Vega y Coliseum siguiendo indicaciones de las autoridades.

Así lo ha manifestado este sábado la productora en un comunicado, en el que desmiente la información publicado por FACUA sobre las devoluciones de las lo calidades canceladas de sus espectáculos.

Ante la publicación en redes sociales y medios de comunicación por parte de FACUA sobre las cancelaciones de las funciones del musical ‘El Rey León’, Stage Entertainment España desmiente «rotundamente» el comunicado realizado por la organización en todos los medios y agencias «por su falsedad».

Además, ha lamentado que FACUA no les haya contactado para contrastar los datos e información publicados por la organización este sábado, y ha destacado que han ofrecido, en los plazos legalmente establecidos, la opción de un cambio de las entradas mediante la emisión de un bono por importe total de la compra realizada.

La productora también ha ofrecido a los afectados un bono de 20 euros a consumir en el teatro el día de la función «como muestra de deferencia hacia el consumidor que opta por esta vía». «Ante la negativa a esta propuesta de solución, ofrecemos al cliente y gestionamos sin dilación alguna, el reembolso total de la compra realizada», ha asegurado.

«Debido a la gravedad de la situación que estamos viviendo, los tiempos de respuesta a los espectadores afectados por las cancelaciones se están demorando más de lo deseado. FACUA reconoce en su propio comunicado, que Stage Entertainment España estaría cumpliendo los plazos para efectuar las devoluciones marcadas por el gobierno», ha señalado la productora.

Por ello, Stage Entertainment España ha exigido a FACUA que «desmienta públicamente y de forma inmediata» esa información en todos los medios y en su propia página web.

Asimismo, ha pedido que retire la denuncia ante la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, por «no estar vulnerando ni limitando ningún derecho de consumidor lo que pone de manifiesto la no realización de comportamiento abusivo alguno».