Economía | Transporte

El Gobierno plantea limitar el acceso al transporte público con un sistema de reservas por horas

El Ministerio de Transportes apuesta por una ocupación máxima del 50% en autobús y metro y ve "altamente recomendable" el uso de mascarillas, pero no establece que sean obligatorias.

Un pasajero con mascarilla en Metro de Madrid.

Un pasajero con mascarilla en Metro de Madrid. europa press

El Gobierno sabe que un elemento clave para la desescalada es adoptar medidas de reactivación gradual y de control de aglomeraciones en el transporte público. Por ello, el Ministerio de Transportes, comandado por José Luis Ábalos, ha elaborado una primera guía con recomendaciones para que las comunidades autónomas tomen medidas para graduar la oferta de transporte público urbano (singularmente metro, autobús y tren de Cercanías) y para medir bien en todo momento la evolución de la demanda.

Entre las recomendaciones que plantea el Gobierno se incluye el establecimiento de “limitaciones de acceso a las redes de transporte” para evitar concentraciones excesivas de transportes. Y entre las limitaciones que propone está habilitar un sistema de reserva previa para entrar el transporte público por franjas horarias, según se recoge en la guía elaborada por el Ministerio de Transportes a la que ha tenido acceso El Independiente.

Del mismo modo, el Ejecutivo contempla otros sistemas para calcular y prever aglomeraciones apoyados en modelos de cálculo o en sistemas tecnológicos con información real, “reforzados si es necesario por personal de seguridad” para limitar el acceso temporal a los transportes públicos.

El Gobierno también plantea para evitar problemas en el transporte público y desinflar las horas punta el fomento del uso de otros medios como ir a pie, en bicicleta o la micromovilidad (tanto individual como compartida), se apunta en el documento Desescalada transporte urbano y metropolitano. Guía y recomendaciones que el Ministerio ha remitido ya a los gobiernos autonómicos.

En paralelo, el Ministerio de Transportes también plantea establecer unos “niveles recomendables de ocupación” en el transporte público colectivo para atender los criterios sanitarios y evitar contagios. En este sentido, y basándose en “informaciones preliminares” –según advierte el propio Ministerio- estos valores podrían estar en limitar al 50% de la ocupación de las plazas sentadas o un usuario por cada metro cuadrado en el caso de que el viaje se haga de pie.

Asimismo, se apuesta por una “alta recomendación” del uso de mascarillas en el transporte (pero no que sea obligatorio), por instalar dispensadores de gel hidroalcohólico en los intercambiadores; tomar medidas permanentes para evitar aglomeración en las esperas o que se superen los límites de ocupación; dejar la primera fila asientos autobús bloqueada; instalar mamparas de protección al conductor; que la entrada se haga por la puerta trasera cuando sea posible y que la apertura de puertas sea automática; mejorar canales de venta y máquinas de autoventa para evitar el pago presencial y en efectivo; ordenar flujos en las terminales de transporte y en la subida y bajada del tren o autobús; o el uso de aplicaciones móviles de trazabilidad de contactos por bluetooth.

El Gobierno también recomienda, en la medida que sea posible, aumentar la oferta del propio transporte público para evitar las aglomeraciones. Para ello, además de intentar incrementar las frecuencias de servicio, se plantea reforzar el autobús con servicio lanzadera con grandes centros de trabajo o con hospitales, creación de carriles bus o de bus/VAO temporales en las grandes vías de acceso a las ciudades; el impulso de la bicicleta y la micromovilidad:con la creación de carriles bici temporales, impulso de zonas con límite de velocidad de 30 km/h o facilitando la oferta de bicicleta y patinetes eléctricos compartidos, entre otras iniciativas.

Para evitar las aglomeraciones, en cualquier caso, el departamento de Ábalos apuesta por fomentar que las propias empresas durante la desescalada sigan fomentando el teletrabajo, establezcan diferentes turnos horarios, flexibilicen horas de entrada y salida, marquen diferentes turnos por días o retrasar la apertura de los comercios, por ejemplo. Y también por que las comunidades autónomas desarrollen sistemas de información para medir con certeza la demanda del transporte público (información diaria por modo de transporte, por rutas o líneas, por núcleos urbanos o provinciales…), apoyándose en aplicaciones digitales.

Comentar ()