La crisis del coronavirus ha sumado casi 283.000 parados más en el mes de abril. Según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo, el número de desempleados inscritos en las oficinas del SEPE asciende ya a 3,83 millones.

Paralelamente, el patrón económico ha provocado la destrucción de más de medio millón de puestos de trabajo en abril. La estadística de la Seguridad Social arroja un descenso de 548.093 afiliados al cierre del mes pasado. Estas cifras se suman a las de marzo, cuando el número de afiliados cayó en más de 800.000.

Las cifras de paro registrado y de afiliación no incluye a todas aquellas personas que han sido incluidas en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). A fecha del 30 de abril, había 3,3 millones de afectados por un ERTE.

El Instituto Nacional de Estadística situó la tasa de paro para el primer trimestre del año en el 14,4%, mientras que las estimaciones del Gobierno son que alcance el 19% al terminar el año.

Por sectores y CCAA

En términos absolutos, la crisis sanitaria de la COVID-19 incide, sobre todo, en el sector Servicios, donde el desempleo se incrementa en 219.128 (8,76%) personas. En la Industria sube en 26.832 (8,92%), en la Construcción se incrementa en 25.055 (7,84%), en la Agricultura en 4.015 (2,52%) y en el colectivo Sin Empleo Anterior aumenta en 7.861 personas (2,95%).

Por Comunidades Autónomas, el paro ha aumentado en Baleares un 15,6%, un 12,2% en Cataluña y un 12% en Canarias. En términos absolutos, el paro registrado ha crecido especialmente en Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana.

Pese al parón económico, durante el mes de abril se firmaron 673.000 contratos, de los cuales el 8,7% fueron indefinidos. La mayoría, más de 600.000 fueron temporales y el 40% de estos fue de Obra o Servicio Determinado.

Efecto de la pandemia sobre la afiliación

Desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones insisten en la «estabilización» del empleo. De hecho, entre el 1 y el 30 de abril se perdieron 49.074 afiliados, una cifra que contrasta con el retroceso de hasta 833.979 que tuvo lugar el mes pasado.

Si se analiza el efecto de la pandemia de coronavirus en los dos meses (la evolución desde el 12 de marzo hasta final de abril), se observa un saldo negativo de 947.896 afiliados. Si atendemos al detalle en la evolución de los afiliados en abril (del día 1 al 30), por actividades económicas los mayores descensos se producen en Comercio al por menor y en Educación. En cambio, han crecido Agricultura, Ganadería, Caza y Servicios relacionados con las mismas, Hostelería y Construcción.

Por último, 3,3 millones de afiliados se encontraban en una situación de ERTE, es el 24,25% de los afiliados en el Régimen General. Los sectores con más trabajadores en esta situación son los Servicios de Comidas y Bebidas, el Comercio al por menor, Comercio al por mayor y Servicios de alojamiento.