Eric Pryor, vicepresidente y director financiero de Flucrum, asegura que Abengoa continuará dentro del proyecto de construcción en EEUU, en el estado de Nevada, de una planta de biocombustibles a partir de residuos sólidos urbanos.

Pryor lo ha confirmado en una entrevista en la revista estadounidense ‘Biofuels Digest’, en la que ha respondido a una información en El Confidencial, donde se afirmó que Abengoa había abandonado este proyecto en EEUU debido a unos sobrecostes de 100 millones de dólares.

En palabras de Pryor, “Abengoa no ha abandonado el proyecto. Han tenido dificultades financieras que han empeorado con Covid-19, y ahora estamos trabajando con ellos para tratar de encontrar un camino a seguir”.

«Proyecto esencial»

Durante la crisis de Covid-19, el estado de Nevada consideró la instalación de Fulcrum como un «proyecto esencial» y no se ha visto afectado de manera significativa por la alerta sanitaria, de hecho, los impactos apenas se han limitado a algunos problemas con la disponibilidad de mano de obra.

En noviembre de 2017, Abengoa anunció este contrato de ingeniería y construcción de la primera planta de biocombustibles a partir de residuos sólidos urbanos, una vez que Fulcrum BioEnergy Inc había obtenido el cierre financiero del proyecto, condición indispensable para poder comenzar los trabajos.

Hasta ahora, Abengoa ha sido la responsable de desarrollar la ingeniería, diseño, construcción y puesta en marcha en este proyecto. La planta, ubicada en el estado de Nevada, tendrá capacidad para producir 10 millones de galones de biocombustibles al año, que serán utilizados en el sector de la aviación.