Economía | Empresas

La patronal de El Corte Inglés y Carrefour pide no convertir España en un "infierno fiscal"

S&P refrenda la mejora de El Corte Inglés y le sitúa a un paso del grado de inversión.

Logo de El Corte Inglés en un edificio de la compañía en Madrid.

El presidente de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), Alfonso Merry del Val, ha solicitado en la cumbre de empresarios un «gran compromiso nacional» para dinamizar el consumo y crear empleo tras la crisis del coronavirus, que está afectando seriamente a las empresas españolas, y que el Gobierno no convierta la economía española en un «infierno fiscal y legislativo».

«Desde Anged demandamos un gran compromiso nacional para impulsar y recuperar el optimismo y la confianza, el consumo de los hogares y la seguridad del turismo. Somos conscientes de que el empleo es un factor decisivo para recuperar el consumo. No podemos convertir nuestra economía en un infierno fiscal y legislativo», ha apuntado el directivo durante su participación en la cumbre empresarial organizada por la CEOE. En Anged se integran grupos como El Corte Inglés, Carrefour, Eroski, IKEA o Mediamarkt.

Merry del Val ha lamentado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez todavía no haya trazado un plan «concreto y claro» para la reconstrucción y ha advertido de que esta indefinición tendrá un coste para la confianza y la seguridad jurídica, además de cuestionar consensos básicos, así como la propia imagen de España.

La patronal de la gran distribución ha subrayado que la situación del comercio es «crítica». «Según el último informe de la OCDE, durante el estado de alarma y la desescalada, el comercio ha restado 9,5 puntos al PIB. En el mejor de los escenarios, en 2020 el comercio perderá unos 30.000 millones de facturación, sobre todo, en categorías de no alimentación donde la caída de las ventas ha superado el 50%», ha explicado.

Merry del Val ha asegurado que «solo con el desarrollo de las empresas y la iniciativa privada» se volverá a generar riqueza y empleo. «Lejos del intervencionismo, esta confianza en el sector privado es esencial y debe guiar la acción del Gobierno hacia la recuperación», ha indicado

El directivo ha advertido de que las empresas deberán realizar «sacrificios colosales» para evitar unas cifras de paro que «producen escalofríos», por lo que aboga por la negociación y el acuerdo entre empresarios y sindicatos en una mesa del diálogo social. «El Gobierno debe asumir su único rol: facilitar y promover acuerdos sociales amplios y generosos», ha resaltado.

Pactos para ampliar horarios de aperturas

El presidente de Anged ha recordado que desde que se decretó el estado de alarma, el comercio ha cerrado 91 días. «Tenemos que tomar medidas excepcionales para recuperar, aunque sea en parte, esta pérdida ingente de actividad y empleo que repercute directamente también en nuestra industria. Por ello, es razonable impulsar un gran pacto para ampliar horarios de apertura a domingos y festivos durante 2020», ha demandado.

Por otro lado, Merry del Val ha vuelto a solicitar las «mismas reglas» para el comercio físico y al ‘online’. «Si el comercio no abre, el consumidor comprará cada vez más por Internet, como ha hecho masivamente durante la pandemia. Debemos competir todos con las mismas reglas y ofrecer oportunidades a todo el comercio», ha señalado.

De esta forma, considera que «no» es el momento de contrarreformas, si no de «medidas excepcionales», que ayuden a empresas y trabajadores a adaptarse a la emergencia y nueva realidad para mantener el máximo nivel de empleo. «El camino contrario llevará al colapso del mercado laboral», ha advertido.

La patronal de El Corte Inglés, Ikea o Carrefour considera que «no es razonable» endurecer la carga impositiva a empresas y hogares, algo que considera «anacrónico». «Necesitamos incentivar el empleo, impulsar la inversión y compensar el derrumbe de la actividad. Y ampliar el apoyo fiscal y financiero a todas las empresas para que puedan hacer frente a sus obligaciones con proveedores y acreedores», ha señalado.

Más «seguridad jurídica»

Por su parte, el presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), Aurelio del Pino, ha pedido a las instituciones «seguridad jurídica» para la reactivación económica, así como un marco normativo laboral que «incentive la contratación y la formación de los trabajadores», que esté basado en la flexibilidad y que permita que mediante el diálogo social se puedan alcanzar acuerdos para que se mejore la productividad.La asociación, que cuenta entre sus asociados con Carrefour, Alcampo, Eroski, Lidl o Supercor, también ha solicitado, al igual que ha hecho Anged, que exista «igualdad» entre el comercio físico y el ‘online’.

«El crecimiento del comercio ‘online’ durante el estado de alarma ha sido una realidad. Hay que avanzar en la liberalización de horarios comerciales y eliminar cargas en la apertura de nuevos establecimientos para que el comercio físico pueda competir en igualdad con el ‘online’ y seguir siendo generador de riqueza y de empleo», ha subrayado Del Pino.Además, el presidente de ACES ha destacado la necesidad que tiene el sector en contar con un convenio sectorial estatal de supermercados, que dé estabilidad y seguridad a las empresas.

«Necesitamos un marco fiscal que favorezca el crecimiento, haciendo que la estabilidad presupuestaria venga de la ampliación de las bases de recaudación y no del aumento de cargas tributarias», ha destacado durante su intervención.

De esta forma, Del Pino cree que la unidad de mercado, la libertad económica y la libre competencia son la «mejor receta para mejorar la competitividad» de la economía española y promover la innovación.

Comentar ()