Economía

España podrá reducir su deuda al 100% del PIB en una década si cumple con Bruselas

El Banco de España ve necesario un programa de consolidación fiscal para evitar que la deuda se sitúe por encima del 110% en 2030

logo
España podrá reducir su deuda al 100% del PIB en una década si cumple con Bruselas
La banca española se ahorrará 400 millones al año con el alivio del BCE a los tipos negativos.

Sede del Banco de España, en Madrid. Banco de España

Resumen:

El Banco de España prevé que la deuda pública alcance el 119,3% del producto interior bruto (PIB) este año, tras representar el 95,5% del PIB el pasado ejercicio. El endeudamiento público a causa del coronavirus llevará a nuestra economía a niveles históricos de deuda que sólo podrán reducirse si se establece un programa de consolidación fiscal.

Así lo cree la institución, que estima que la deuda pública podría reducirse del 120 al 100% en diez años si el Gobierno cumple con el Pacto de Estabilidad de Bruselas. Cabe recordar que ante la crisis del coronavirus la Unión Europea ha activado la cláusula de salvaguarda que deja en suspenso las obligaciones de déficit de los países miembros.

En este sentido, la institución que preside, Pablo Hernández de Cos, considera fundamental cumplir con el nivel de deuda exigido por Bruselas para retomar la senda de la estabilidad presupuestaria. Además, el Banco de España apunta en su Informe Anual que “en la medida en que, tras la pandemia, la economía española registrará los mayores niveles de deuda pública en muchas décadas, en parte como consecuencia de la necesaria expansión fiscal en el corto plazo, también resulta fundamental diseñar un plan de saneamiento de las cuentas públicas en el medio plazo”.

El Banco de España defiende la máxima del Gobierno de gastar “lo que haga falta”. De hecho, en el informe subraya que en el corto plazo, “la respuesta fiscal a esta crisis debe ser expansiva”. Sin embargo, señala que “en el medio plazo es necesario acometer reformas de calado para reducir el endeudamiento público”.

De lo contrario, “unas ratios de deuda pública sobre el PIB persistentemente elevadas nos mantendrán en una posición de vulnerabilidad crónica ante la eventualidad de que surjan perturbaciones macrofinancieras negativas en el futuro”, advierte. “Además, este elevado endeudamiento público podría llegar a lastrar la capacidad de crecimiento de la economía, en la medida en que afectase a sus condiciones agregadas de financiación, distorsionando las decisiones de inversión del sector privado”, añade.

Pacto de Estabilidad

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, considera que cumplir con Bruselas es “factible”. “No creo que la deuda pública sea insostenible”, afirma Arce que explica que “si siguiéramos las recomendaciones del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que son enteramente factibles, quebraríamos esa tendencia de crecimiento de la deuda claramente”.

El informe publicado por la institución apunta que si además de cumplir con el Pacto de Estabilidad se llevaran a cabo medidas estructurales, “la reducción sería más eficiente”. En el gráfico, se muestra que si se incluyen reformas, la deuda pública podría alcanzar el 90% del PIB en 2030.

En relación a estas medidas, el Banco de España apunta a los impuestos por el lado de los ingresos y a la inversión en capital humano y tecnología en el lado del gasto. Según la institución, “existe margen para redefinir la cesta de impuestos” a la vez que cree “conveniente incrementar el peso relativo de aquellas partidas relacionadas con la acumulación de capital humano y tecnológico”.

Beneficios fiscales

“Es útil fijarnos en qué están haciendo los países de nuestro entorno”, señala Arce en relación con los impuestos, aunque subraya que “en ningún caso estamos planteando una subida de impuestos ahora mismo”. Con todo, el Banco de España explica que “un elemento distintivo de la fiscalidad española susceptible de reconsideración es el elevado nivel de beneficios fiscales”.

Por ese motivo, el informe considera que la revisión que está llevando a cabo la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) supondrá “una contribución importante de cara a este proceso necesario de revisión integral de la eficiencia del sistema público”.

En el ámbito de los gastos, el Banco de España apunta a la digitalización y al cambio climático como los dos sectores en los que se debería aumentar la inversión pública.

Comentar ()