Economía

El negro horizonte de la deuda española: no volverá a su actual nivel (98%) hasta 2038

Nadia Calviño y María Jesús Montero en la investidura de Pedro Sánchez

Nadia Calviño y María Jesús Montero EFE

«Un país no puede vivir siempre de la deuda. Tenemos que adaptar lo que gastamos a lo que ganamos». Esta reflexión tan sencilla, cuya autoría corresponde a Pablo Isla, presidente de Inditex, se antoja un imposible para España. El país tendrá que afrontar este año un récord de deuda pública del entorno del 115% del Producto Interior Bruto (PIB), con lo que arrastrará un alto endeudamiento durante muchos años. De acuerdo con los analistas de Allianz Global Investors, no logrará volver a situarla en su nivel actual, entorno al 98%, que ya es alto, hasta 2038 en el escenario más probable.

Los expertos de Allianz Global Investors han analizado el futuro próximo de la deuda pública en España, Francia, Alemania e Italia, que se verá incrementada inevitablemente por el impacto económico de la crisis del Covid-19 y las medidas que cada país tome para frenarlo. De estos cuatro países, aquellos en los que la deuda se comportará mejor serán Alemania y Francia.

La deuda española marcó un máximo histórico en el primer trimestre, un récord que batirá con creces este año al situarse en torno al 115%

En cuanto a España, estos expertos estiman que en un escenario base, en el que exista equilibrio presupuestario, su deuda pública podría bajar del 81% del PIB solo a partir de 2043 si la inflación se situara en un 3%, un escenario que, al menos por ahora, queda muy lejos (la inflación de la zona euro cerró mayo en el 0,1%).

Tomando como referencia que la inflación se situara en el 2%, lo cual supone la función principal del Banco Central Europeo, España no lograría colocar su deuda pública por debajo del 98% del PIB hasta 2038, es decir, dentro de 18 años. Solamente entonces el endeudamiento de España volvería a niveles similares a aquellos en los que se encuentra ahora, pues cerró el primer trimestre en el 98,9%.

El dato de cierre de marzo implica un endeudamiento equivalente a 1,22 billones de euros, máximo histórico de acuerdo con los registros. Sin embargo, España batirá con creces ese récord este año y los próximos. Todas las estimaciones son negativas y las del propio Gobierno prevén una deuda del 115% del PIB para este año.

En un escenario con superávit, las cosas no serían muy diferentes. España lograría reducir su deuda, pero en un escenario en el que la inflación fuera del 3% solamente bajaría del 99% del PIB en 2038.

Deuda histórica tras una emisión récord

Problemas históricos requieren de soluciones históricas. La respuesta del país al impacto del coronavirus va a elevar las necesidades de financiación de España a niveles históricos, razón por la cual el Tesoro se plantea salir al mercado a captar un importe no visto jamás en un solo año: 130.000 millones de euros.

Este proyecto elevará indudablemente la deuda pública española, pero, como opinan los expertos, se trata de un endeudamiento inevitable para abordar las necesidades más urgentes de familias y empresas.

Pero, ¿cómo se financiará esta deuda? Por el momento, España cuenta con el apoyo de las compras de activos del BCE, que mantienen sus tipos y su prima de riesgo en niveles estables y dispone de los fondos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), a los que podría acceder si lo viera necesario pero que también incrementarían su deuda al tratarse de préstamos. La última bala vendrá de parte del fondo de recuperación europeo, cuyas condiciones se empezarán a debatir este jueves.

Comentar ()