Economía Cumbre de CEOE

Empresarios y banqueros reclaman consenso y no eliminar reformas que funcionan

Ana Botín, durante la Cumbre Empresarial 'Empresas españolas liderando el futuro' organizada por CEOE.

Ana Botín, durante la Cumbre Empresarial 'Empresas españolas liderando el futuro' organizada por CEOE. EP

Los principales banqueros y empresarios de este país han coincidido esta mañana en exigir al Gobierno que busque el consenso y trabaje para sacar a España del profundo bache económico al que está condenada por la crisis del Covid. Entre las peticiones de quienes mandan en el Ibex destaca una: el Ejecutivo no debería eliminar reformas que ya están funcionando.

Los empresarios han aprovechado un encuentro organizado por CEOE para advertir a Pedro Sánchez sobre la delicada situación que afronta la economía española. A la cita han acudido los pesos pesados de las grandes compañías españolas, desde Pablo Isla (Inditex) a Juan Roig (Mercadona), pasando por Ignacio Galán (Iberdrola) o Ana Botín (Banco Santander).

De entrada, el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha recordado el «compromiso con el país» de las empresas y ha afirmado que «es la iniciativa privada la que tiene que liderar nuestro futuro y volver a poner en marcha a nuestro país».

A continuación el presidente de Inditex, Pablo Isla, ha desgranado un decálogo sobre cómo va a ser la crisis económica tras la pandemia y ha advertido de que «no hay soluciones mágicas». En este sentido, el presidente de Inditex ha exigido «mucha responsabilidad por parte del Gobierno» y ha dicho que «no hay que revertir reformas laborales».

El presidente del gigante textil ha abogado por la «flexibilidad» y por «generar certidumbre y seguridad jurídica» para que inversores nacionales e internacionales «generen inversiones a largo plazo» y empleo en España. Además, en el corto plazo, Isla cree que «no hay que retirar o descafeinar las medidas que están evitando la destrucción del tejido empresarial», haciendo referencia a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y los avales.

Isla también ha hecho referencia a la importancia de los fondos europeos aunque ha insistido en que «un país no puede vivir siempre de la deuda. Tenemos que adaptar lo que gastamos a lo que gastamos». «El objetivo tiene que ser que en 2021 y 2022 recuperemos la caída y al mismo tiempo hayamos dado pasos importantes para tener una economía mejor», ha concluido.

Juan Roig pide «seguridad jurídica»

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha empezado su intervención agradeciendo a los «héroes» su trabajo, que ha permitido el suministro de alimentos durante toda la crisis sanitaria. «Aunque a veces no hayamos tenido todo el papel higiénico», ha bromeado.

Roig ha indicado que la compañía que preside mantendrá las inversiones previstas para este año, que ascienden a 1.700 millones de euros. Por otra parte, ha pedido que «se eliminen las trabas burocráticas y se inicie la actividad». En esta línea, ha reclamado «seguridad jurídica» y que «se faciliten y empujen las inversiones finalistas».

«Es el momento de poner en marcha con todas las empresas, a los trabajadores y autónomos», ha señalado. «Que la sociedad vea en nosotros, que los empresarios y las empresas somos generadores de riqueza y bienestar», ha afirmado.

Los banqueros exigen un plan de choque

Los presidentes de los bancos más importantes del país han pedido que se ponga en marcha un plan de choque para reactivar la economía que fomente el empleo, cuide a las empresas y reúna el consenso de toda la sociedad, también el político.

«No tengo ninguna duda de que la prioridad es mantener y generar empleo. Hay que evitar una destrucción permanente del empleo como la que vivimos en la anterior crisis», ha señalado Ana Botín, presidenta de Santander, durante la cumbre de CEOE, que ha empezado este lunes y se extenderá durante los próximos diez días.

La banquera ha puesto en valor el papel de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) durante esta crisis, si bien ha destacado que entre desempleados anteriores a esta crisis y afectados por los ERTE hay unos 6,5 millones de personas a las que «hay que proteger».

No tengo ninguna duda de que la prioridad es mantener y generar empleo»

Ana Botín

«Los empleos los crean las empresas, por lo que esa otra cara de la moneda es cuidar a las empresas, propiciar que crezcan y puedan innovar», ha añadido Botín, en cuya opinión cualquier iniciativa pública que se ponga en marcha estos días debería «pasar un examen simple»: «¿Va a ayudarnos a crear empleo? Si la respuesta no es un sí rotundo habría que despreciarla».

Botín considera que es hora de «sentarse a negociar» con la vista puesta en «el nuevo mundo que la pandemia ha acelerado, con la revolución digital, el teletrabajo y cambiar el modelo de negocio en sectores como el turismo, la distribución o el sector financiero». «Todo esto de manera consensuada y siguiento los principios de transparencia, respeto a las instituciones, diálogo social y, sobre todo, que esté basada en la evidencia, los datos, saber cuáles son las consecuencias de estas reformas sobre la inversión y el empleo, que va a determinar la sostenibilidad de las finanzas públicas y financiar el estado bienestar», ha apuntado.

El foco en la educación

Otro banquero que aboga por salir de esta crisis «unidos, en consenso y con responsabilidad» es Carlos Torres, presidente de BBVA, para quien la clave para generar empleo se encuentra en la educación. «La mejor vía para reducir la brecha es la igualdad de oportunidades, la inversión en capital humano, que es la inversión más rentable», ha apuntado el directivo durante su intervención en la cumbre de la CEOE.

Además, ha destacado la necesidad de mejorar el trabajo en España, concretamente a través de la reducción de la temporalidad y de que el empleo se dirija a sectores «de futuro».

Josep Oliu, presidente de Sabadell, por su parte, ha afirmado que «todo lo que es ayuda para mantener la viabilidad de las empresas es mantener la viabilidad de empleo y, por tanto, también de las cuentas públicas».

Además, el banquero ha destacado que esta pandemia ha dejado una buena experiencia en colaboración público-privada que debería mantenerse en el futuro. «[Los bancos] Estamos a disposición [de las Administraciones] para aportar nuestro conocimiento empresarial y económico para que lo que se tenga que hacer a través de ayudas públicas se haga de forma eficaz», ha dicho.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha apuntado, por su parte, que es necesario «mejorar la empleabilidad de los ciudadanos», algo que pasa por una «educación y una formación de futuro». En su opinión, en el futuro se requerirán habilidades «distintas de las actuales», por lo que es necesario fomentar la mejora de la educación en univeridades, pero también en la Formación Profesional y tanto en los jóvenes como en los mayores: «Se exigirá una adaptación continua».

Un sistema productivo más robusto

Otra de la petición de los banqueros es que tras esta crisis el sistema productivo español se haga más eficiente y resiliente. «Uno de los elementos que deberemos tener en cuenta es contar con un sistema productivo más robusto, con modelos de negocio que sean capaces de aguantar eventos inesperados tanto desde el punto de vista operativo como financiero. Pasar del just in time [eliminar todo lo que no tiene valor en la cadena productiva] al just in case [por si acaso]. Necesitamos tener sistemas eficientes, pero al mismo tiempo resilientes ante circunstancias imprevisibles», ha apuntado Jordi Gual, presidente de CaixaBank.

Las circunstancias no habituales ya suceden cada dos por tres. Necesitamos una Administración más previsora

Jordi Gual

En su opinión, «las circunstancias no habituales ya suceden cada dos por tres», por lo que no solamente es necesario tener empresas que sean capaces de resistir los imprevistos, sino también unas Administraciones fuertes. «Tenemos que tener una Administración que sea capaz de abordar las crisis y sea más previsora, con unas finanzas más en orden para afrontar imprevistos», ha apuntado.

Con todo, Gual cree que es necesario que exista «consenso» entre la actividad pública y la privada para que España sea «más productiva» y abandone el nivel de desempleo «absolutamente inaceptable» que tiene en la actualidad.

Dentro de este cambio y mejora del modelo productivo, José Luis Aguirre, presidente de Ibercaja, ve clave que España recupere «la capacidad de fabricación de algunos productos que se han mostrado críticos en la crisis». «No solamente el coste va a ser la decisión determinante de dónde producir, hay estrategias también».

Comentar ()