El turismo ha funcionado como locomotora de la economía española durante las crisis y durante la recuperación, por su enorme peso en el PIB nacional y por ser tractor sobre otros negocios. Pero el parón total que ha sufrido el sector amenaza con provocar justamente el efecto contrario y arrastrar a otras actividades.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate