Economía

RFID: la tecnología que permite a Zara saber dónde está cada una de sus prendas

El grupo textil anunció una inversión de 2.700 euros para avanzar en la integración de sus tiendas y el impulso del ‘online’

Una tecnología originada en la II Guerra Mundial está detrás de que Zara sepa de forma instantánea dónde está cada una de sus prendas. Es la identificación por radiofrecuencia, RFID, por sus siglas en inglés. Pero Inditex no es la única empresa que la utiliza, aunque su uso se ha extendido en el mundo del comercio al por menor, la RFID también se utiliza en el telepago del autopista o en los pagos a través del teléfono.

Si bien al principio les sirvió a los alemanes para identificar qué aviones formaban parte de sus aliados o por el contrario de sus enemigos, ahora permite a grandes superficies llevar a cabo labores de inventario de forma automática.

“Todo lo que sea capaz de leer una información a través de radiofrecuencia y a distancia, sin tener una línea de vista directa, como puede tener un escáner, eso es RFID”, describe Carlos López, director comercial para Europa de esta tecnología para Checkpoint Systems. “Es un chip que se lee con un lector a distancia, por lo tanto no necesitas tener que leer uno a uno si no que se puede leer todo en bloque”, añade.

A diferencia del código de barras, la RFID identifica de forma individual cada una de las piezas, además de reconocer precio o modelo, como hace el código de barras. “Esto te permite contar a muchísima velocidad”, explica López. Además, también permite localizar una prenda y distinguir si está en el almacén o en la sala de ventas. Según el director comercial, esto aporta beneficios en la reposición y las ventas de las compañías, ya que pueden medir mucho mejor el stock del que disponen.

Es un chip que se lee con un lector a distancia, por lo tanto no necesitas tener que leer uno a uno»

RFID en Inditex

Inditex comunicó la incorporación de esta tecnología a sus tiendas en 2014. “Este innovador sistema tecnológico permite la identificación única de cada prenda a través de ondas de radiofrecuencia que se graba en un chip dentro de la alarma, lo que proporciona una mayor agilidad en la distribución y una mayor precisión en la gestión de las prendas en las tiendas”, explicaba entonces la compañía.

Ahora, el despliegue de la RFID permite a Inditex tener una red comercial integrada, a nivel físico y online. Según explican fuentes de la compañía, esta tecnología ha permitido mejorar el servicio en las tiendas y reducir el tiempo de espera cuando se solicita una prenda concreta. Además, también supone mejoras en el stock, porque tienen controladas las prendas de todas las tiendas, en prácticamente todo el mundo.

Por otra parte, antes de 2022, los clientes del gigante gallego podrán “decidir una compra directa de una prenda en la tienda para acudir después directamente a una zona de desalarmado”. Además, se podrá conocer la localización concreta de una pieza de ropa en una tienda. El plan de Inditex también tendrá una “actualización” en “tiempo real” del número de prendas disponibles. Para ello, la compañía invertirá 2.700 millones de euros.

Probadores inteligentes y el futuro del RFID

CheckPoint Systems se ha encargado de desarrollar esta tecnología para diferentes marcas como Decathlon, C&A y también para los almacenes de distribución de Inditex. Sin embargo, tal como explica Carlos López, la RFID puede servir a clientes de todos los tamaños. El director comercial señala que se trata de una tecnología que se ha ido abaratando con los años: “en el año 2000 una etiqueta costaba aproximadamente un euro y ahora está entre los 6 y los 4 céntimos”.

Sobre el futuro de la tecnología, López lo resume en que “el campo es amplísimo”. Por el momento, los probadores inteligentes que recomiendan piezas de ropa a conjunto ya están siendo una realidad. ¿En el futuro? Pagos automáticos sin tener que hacer cola.

Probadores inteligentes con sistema RFID.
Comentar ()