Andan sus Majestades los Reyes de periplo por España. El objetivo de la gira, sospecho, es mostrar cercanía, apoyo y empatía ante la crisis que ha generado la pandemia. Supongo que la gente mientras yace al sol en la playa de Benidorm, o toma un café a la fresca en un patio cordobés, está cavilando sobre su futuro en medio de un ERTE o con su pequeño negocio clausurado. De repente, pasan los monarcas por delante, con algo de suerte apretón de manos, y lo que era gris oscuro pasa a ser turquesa. De la tribulación al gozo. De la miseria a la abundancia. 

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate