Economía | Empresas

Ryanair seguirá volando "con normalidad" a España pese a la cuarentena de Reino Unido

La aerolínea irlandesa perdió 185 millones entre abril y junio tras el desplome de venta de billetes por la pandemia

Ryanair recorta un 29% su beneficio por el aumento de los costes.

Avión de Ryanair.

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair aseguró hoy que seguirá operando su programa de vuelos habitual entre el Reino Unido y España, a pesar de que el Gobierno británico ha vuelto a imponer una cuarentena a los viajeros que lleguen desde los aeropuertos españoles, lo que ha hecho que algunos operadores, singularmente el gigante TUI, haya decidido suspender vuelos hacia destinos españoles.

En declaraciones a la cadena BBC, el director financiero de Ryanair, Neil Sorahan, reiteró que el «mercado permanece abierto» y que el «calendario sigue en activo», por lo que continuarán operando desde y hacia España «con normalidad».

El directivo precisó que la compañía «mantiene bajo revisión» todas sus operaciones al mismo tiempo que sigue reactivando su programa de vuelos, después de cancelar el 99 % de sus trayectos durante los confinamientos decretados por la pandemia de coronavirus. El «mayor temor» de Ryanair ahora es una «segunda ola» de la COVID-19 en «toda Europa», advirtió la aerolínea irlandesa.

Ryanair perdió 185 millones de euros durante el primer trimestre fiscal (abril-junio), tras el colapso de la venta de billetes por la pandemia de coronavirus en un periodo que la aerolínea irlandesa considera como el «más difícil» de sus 35 años de historia. La compañía radicada en Dublín recordó que los confinamientos decretados en Europa por la COVID-19 provocó una caída del 99 % en su tráfico aéreo entre abril y junio de 2020, mientras que en ese trimestre del año anterior sus beneficios fueron de 243 millones de euros.

La aerolínea líder en Europa del sector de bajo coste también indicó que el 99 % de su flota permaneció en tierra durante las restricciones y provocó miles de cancelaciones, aunque señaló que prevé concluir la devolución de más del 90 % de ellas para finales de este mes.

Ryanair explicó en un comunicado que la cifra de pérdidas es menor que la prevista hace unas semanas, cuando la situó en 232 millones de euros, pero advirtió de que es «imposible» predecir ahora si logrará beneficios al final del año fiscal (31 de marzo) debido a las incertidumbres que presenta la pandemia. «Nuestro mayor temor ahora es una segunda ola de casos de COVID-19 en toda Europa a final de otoño, cuando comienza la temporada de gripe», afirmó en la nota el consejero delegado del Grupo Ryanair, Michael O’Leary.

Al hilo del colapso de la venta de billetes, la aerolínea facturó durante el primer trimestre 125 millones de euros, el 95 % menos que en ese mismo periodo del año anterior. Después de dejar en tierra en torno al 99 % de sus aviones a principios de marzo, Ryanair comenzó a operar el 40 % del programa de vuelos habitual a finales de junio, aprovechando la desescalada iniciada en varios países.

La compañía irlandesa estimó hoy que podría restablecer durante agosto el 60 % de su programa de vuelos y el 70 % en septiembre, lo que debería reducir las pérdidas durante este trimestre. En este sentido, O’Leary confió en que sus aviones podrían registrar un índice de ocupación de en torno al 70 % durante julio, mientras que el habitual se sitúa por encima del 95 % en esta época del año.

Comentar ()