Economía

Santander pierde 10.798 millones hasta junio tras ajustar el valor de sus filiales

Pagará dividendo con cargo a 2020 en forma de acciones gracias a una excepción del BCE / El patrimonio neto cae un 16,5% respecto a un año antes

La presidenta del Banco Santanter, Ana Patricia Botín. EP

Santander registró una pérdida atribuida de 10.798 millones de euros en el primer semestre de este año tras registrar una actualización del fondo de comercio de sus filiales y de los activos fiscales diferidos (DTA), lo que genera un cargo extraordinario sin efecto en caja de 12.600 millones de euros.

Este ajuste obedece al deterioro de las perspectivas económicas como consecuencia de la crisis del Covid-19 y no afecta a la liquidez, al riesgo de crédito ni a la ratio de capital CET1, según ha informado la entidad, que tiene la intención de que se pague un dividendo correspondiente a 2019 en nuevas acciones equivalente a 0,10 euros por acción.

Sin embargo, sí afecta al patrimonio neto de la entidad, que se ha depreciado con fuerza, un 16,5% en comparación con un año antes y un 13,4% respecto a marzo, llegando a los 91,86 millones de euros.

En concreto, la ratio de capital CET1 aumentó 26 puntos básicos en el segundo trimestre, hasta el 11,84%, y ya se sitúa en la parte alta del objetivo del 11-12%.

«Aunque el beneficio atribuido se ha visto afectado por la actualización contable sin efecto en caja del valor del fondo de comercio y de los DTAs debido al impacto de la pandemia en las previsiones económicas, esta revisión no afecta a la fortaleza de nuestro balance», ha afirmado la presidenta de Santander, Ana Botín.

Descontado el efecto de los fondos de comercio, Santander obtuvo un beneficio ordinario de 1.908 millones de euros en el primer semestre de 2020, un 48% menos que en el mismo periodo del año anterior, por las mayores provisiones relacionadas con la pandemia de la Covid-19.

Aunque la pandemia ha afectado a la actividad, la entidad ha destacado que se mantiene un buen resultado ordinario gracias a los ingresos de clientes, una reducción de costes por encima de lo esperado, una «sólida» calidad crediticia y la generación orgánica de capital.»Los últimos seis meses nos han planteado uno de los mayores desafíos de nuestra historia.

«El impacto de la pandemia nos ha puesto a todos a prueba y estoy muy orgullosa de la respuesta que ha dado el banco», ha subrayado Botín, quien ha destacado que la fortaleza del modelo de la entidad le permite obtener «un buen resultado, con aumento en el capital, reducción de costes más rápido de lo previsto y buena calidad crediticia».

Asimismo, ha añadido que las bases del negocio del banco son «sólidas, con un nivel de capital en la parte alta de su objetivo», informa EP.

Dividendo en acciones

Basado en la «fortaleza» de los resultados ordinarios, el consejo de administración tiene previsto proponer el pago de un dividendo correspondiente a 2019 en scrip equivalente a 0,10 euros por acción que se pagaría este año.

Santander pagará un dividendo en acciones con cargo a 2019 y se reserva capital por si puede pagar una retribución en efectivo por 2020

El banco ha tenido la posibilidad de recuperar el diviendo en forma de acciones gracias a la excepción que incluyó el Banco Central Europeo (BCE) en el comunicado en el que anunciaba la extensión de la recomendación de no pagar dividendo en efectivo hasta 2021.

Además, el banco se ha reservado una parte de capital para pagar un dividendo en efectivo con cargo a 2020 si el supervisor lo permite más adelante.

«El consejo tiene la intención de aplicar una política de dividendo 100% en efectivo tan pronto como las condiciones de mercado se normalicen, sujeto a la recomendación y las aprobaciones regulatorias, y hemos reservado capital este trimestre para poder hacerlo», ha explicado el banco.

Comentar ()