La patronal de transporte en autobús Confebus ha presentado al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana un plan de recuperación y resiliencia del sector que supondría una inversión de cerca de 6.037 millones de euros para hacer frente a las consecuencias derivadas de la pandemia de coronavirus. En este sentido, Confebus ha cifrado en cerca de 1.500 millones de euros las pérdidas del sector en el primer semestre del año debido al avance de la pandemia de coronavirus, lo que puede suponer la posible desaparición de unos 30.000 puestos de trabajo.

El plan se estructura en cuatro ejes (transformación ecológica, digitalización, empleo y servicio público), ha explicado Confebus en un comunicado. Respecto a la transformación ecológica, el documento propone medidas como la implementación de un plan de ayudas para la compra de vehículos eléctricos, la instalación de infraestructuras de energía renovable o la inclusión del transporte en el Plan de Acción de España Circula, entre otros.

En concreto, estas medidas tienen como objetivos la descarbonización del sector y la modernización de infraestructuras y vehículos y supondrían una inversión de más de 3.500 millones de euros.

El plan también recoge medidas relativas a la digitalización en la que se propone la creación de un programa de innovación a la movilidad que afecte a todas las áreas, la implementación de un programa de digitalización de los servicios públicos de transporte de viajeros o la puesta en marcha de un programa enfocado en incentivar las soluciones 5G. La inversión estimada para las medidas referentes a la digitalización rondaría los 400 millones de euros.

En referencia al empleo, proponen un plan de formación profesional dual, un programa de formación continua y un plan de internacionalización para incentivar la internacionalización de las empresas de transporte de viajeros por carretera con sede en España. Confebus ha explicado que estas medidas requerirían una inversión de más de 137 millones de euros.

Por último, el plan recoge medidas relativas al refuerzo de los servicios públicos entre las que se encuentran la creación de un programa de compensación a los operadores de transporte de viajeros por carretera o la puesta en marcha de un programa de consolidación sectorial a través de líneas de crédito e incentivos fiscales.

Además, también proponen la implementación de un Plan de Transporte Turístico y otro de apoyo al transporte de viajeros por carretera en regiones ultraperiféricas o islas, así como medidas de financiación en el transporte rural, mejora de las conexiones y de la calidad del servicio, entre otros. La inversión estimada para la puesta en marcha de esta serie de medidas supera los 2.000 millones de euros.

La confederación de transporte en autobús ha explicado que este plan contribuiría a una «recuperación verde, digital y resiliente de la economía» y del sector como una de las garantías de la accesibilidad universal al servicio público de transporte, uno de los derechos fundamentales de los ciudadanos de la Unión Europea.

Confebus ha recordado que, tras la paralización de la actividad del sector debido a la Covid-19, el transporte de viajeros por carretera, que supone el 50 % de los desplazamientos colectivos de personas en España, ha perdido alrededor de 1.500 millones de euros en el primer semestre del año.

Además, ha advertido que esta situación ha puesto en riesgo 30.000 puestos de trabajo relacionados con el sector, lo que supondría el cierre de muchas de las empresas que en estos momentos están operando en toda España. El sector ha recordado que da empleo a 95.000 personas y factura en torno a 6.000 millones de euros anuales.