Economía

El SEPE reparte la gestión de los ERTE por todo el país para evitar provincias colapsadas

Con las nuevas restricciones, el organismo vuelve a recibir una oleada de trámites

bar-cierre-confinamiento

Un empleado cierra la persiana de un bar en el centro de Granada. EFE/Miguel Ángel Molina

Los cierres de algunos sectores como la hostelería ha provocado una segunda ola de expedientes que gestionar en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Los nuevos expedientes se han sumado a las nuevas solicitudes de empresas que ya estaban en ERTE, pero que debían aportar documentación al SEPE antes del 20 de octubre para adherirse a las nuevas exoneraciones.

En definitiva, una gran carga de trabajo que de nuevo llega al SEPE sin nuevas contrataciones. Sin embargo, según reconocen fuentes sindicales hay direcciones provinciales más afectadas que otras. Madrid y Barcelona estarían al borde del colapso, explican a este periódico varios empleados del SEPE. La siguiente en carga de trabajo sería Baleares, una de las más afectadas ya durante el anterior estado de alarma por el peso del turismo en la región.

Ante esta situación, según las fuentes consultadas, ya en verano se crearon grupos de trabajo para apoyar desde otras provincias a aquellas que tuvieran mayor número de expedientes que gestionar. Por ejemplo, algunas oficinas de la provincia de Huelva están gestionando expedientes de Madrid y Barcelona. También las oficinas con menor carga de trabajo de Castilla – La Mancha y Castilla y León colaboran para agilizar los trámites en oficinas más desbordadas.

La distribución del trabajo va cambiando a medida que lo hace la realidad laboral de cada provincia. Desde los sindicatos explican que se han ido notando los cierres de sectores como la hostelería en la carga de trabajo que reciben las oficinas. Es decir, que si primero llegaron a las direcciones provinciales de Cataluña, en las próximas semanas se espera que se soliciten nuevos ERTE en País Vasco o Andalucía.

Otras ocasiones

No es la primera vez que empleados del SEPE de una provincia realizan trámites para otras oficinas. Además, con el teletrabajo, explican los sindicatos, no es necesario que se trasladen a las oficinas como han hecho en otras ocasiones. A través de un código de acceso, un empleado público de Granada puede gestionar expedientes de Madrid, por ejemplo.

Fuentes sindicales señalan que este tipo de intercambio de expedientes también se produjo en la anterior crisis. Además, se suelen reforzar los servicios de Baleares o Andalucía cuando terminan contratos de temporada de verano, por ejemplo. “Cada oficina ofrece los recursos que puede en cada momento”, explican.

Refuerzos

Según explican desde el Ministerio de Trabajo, en el caso de Barcelona se ha de reforzar el servicio de atención telefónica y se prevé que todas las prestaciones pendientes se regularicen en la próxima nómina. Además, desde el inicio de la pandemia se han incorporado 1.500 interinos al SEPE, atendiendo a las cifras facilitadas por los sindicatos. 

Pese a esto, voces sindicales critican que cuando se estaba “estabilizando” el trabajo, tras los meses más duros de la primera ola de contagios, ahora vuelven a multiplicarse los ERTE por los cierres decretados en regiones como País Vasco, Castilla y León o Cataluña. 

Los sindicatos alertan que en noviembre se observará un incremento de los afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) y advierten de que la nómina de prestaciones del SEPE del mes de noviembre se cerró el 31 de octubre. Es decir, que igual que meses atrás, los funcionarios del Servicio Público de Empleo ya están trabajando fines de semana y festivos.

Comentar ()