España

Expedientes de extranjería de Girona se tramitan en Cáceres por el "colapso" de la oficina

CSIF denuncia que el servicio cuenta con más plazas vacantes que ocupadas y urge que se dimensiones la plantilla a la carga de trabajo / El sindicato alerta de que muchos de los trámites pendientes acabarán resolviéndose por silencio administrativo

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, en el Senado.

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, en el Senado. EP

El colapso que sufre la Oficina de Extranjería de Girona por la falta de personal que arrastra desde hace años está provocando que expedientes de esta provincia se estén tramitando actualmente en Cáceres y que haya centenares de trámites pendientes, muchos de los cuales terminarán resolviéndose por la vía del silencio administrativo.

Así lo ha denunciado la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), que reclama que «de manera urgente» se cubran las vacantes con personal interino a la espera de que se pueda convocar una Oferta Pública de Empleo (OPE) «suficientemente generosa» para que se adjudiquen las plazas y se vuelva a disponer de una plantilla estable y dimensionada al volumen de trabajo que soporta.

Según este sindicato, la Oficina de Extranjería de Girona -dependiente de la Subdelegación del Gobierno- cuenta en la actualidad con 14 empleados públicos -30 menos que hace tan solo una década debido a los traslados y las jubilaciones no cubiertas en este tiempo- mientras se ha mantenido constante el número de expedientes tramitados y ha aumentado de forma considerable la carga informática.

Situación desesperante

«Los compañeros están dando el 200 % o más. Igual que el ciudadano extranjero está desesperado por esta situación, nosotros también porque no podemos ofrecer el servicio que nos gustaría. Y, ojo, porque se va a producir otra situación: si no tienes la renovación en la mano habrá muchos trámites que no se puedan hacer, como el Ingreso Mínimo Vital, ERTE… Incluso puede provocar el recelo de empresarios a la hora de contratar a personas con tarjeta caducada», lamenta Rafael Sánchez, presidente de CSIF-Girona.

La jefa de la Oficina de Extranjería de Girona, Piedad Torrubia, envió un informe a los colectivos relacionados con este tipo de trámites y gestiones el 25 de noviembre de 2019 en el que describía la situación en la que se encontraba el servicio debido a la «pérdida acelerada de personal». Entonces la plantilla estaba formada por 25 personas pero ya advertía de que se reduciría en al menos nueve empleados en 2020 debido a un concurso de traslado en marcha y a jubilaciones previstas.

El sindicato CSIF denuncia que la oficina de Girona tiene actualmente más plazas vacantes que ocupadas

«Alertamos de la situación que se avecina, no pudiendo garantizar el servicio prestado por la oficina. Esto provocará un grave retraso en la resolución de expedientes, una disminución drástica del número de citas, una atención al público deficiente y otras consecuencias difíciles de predecir. Al no recibir ninguna solución se trabaja en reorganizar toda la oficina con el personal supuestamente disponible», detallaba Torrubia.

Lejos de solventarse el problema, la carencia de plantilla se ha hecho más patente al confirmarse las circunstancias que ya advertía la jefa de la oficina en el citado escrito. Ello ya le había llevado a pedir «orientaciones y directrices» acerca de los expedientes a los que debían dar prioridad.

A la espera de que el Ministerio de Política Territorial y Función Pública -departamento del que dependen las delegaciones del Gobierno- refuerce la plantilla, una de las soluciones provisionales que se ha arbitrado ha sido que determinados trámites se estén resolviendo a centenares de kilómetros.

Silencio administrativo

El líder provincial de CSIF asegura que la falta de personal que sufre la oficina es tan acusada y la carga de trabajo tan elevada -en Girona hay censados 152.300 extranjeros, según el Instituto Nacional de Estadística (INE)– que los permisos de residencia de larga duración de ciudadanos extranjeros que residen en esta provincia catalana se están resolviendo en la actualidad desde Cáceres tras recibirse telemáticamente. Es la autorización que permite residir y trabajar en España indefinidamente en las mismas condiciones que los españoles cuando se puede acreditar que permanece legalmente y de forma continuada en el país durante al menos cinco años.

«La situación es de colapso total en el servicio de Extranjería que depende de la Subdelegación. Tenemos más de 600 trámites pendientes de subsanación, más de 500 expedientes no resueltos… Prácticamente todo se va a resolver por silencio administrativo y eso es el fracaso total de la Administración General del Estado», advierte Sánchez.

Junto a la desviación de trámites a otra provincia también se ha anulado el punto de información al público, obligan a los ciudadano a realizar todas las gestiones mediante cita previa. Todo ello está haciendo que se incrementen las quejas.

El sindicato lamenta que el plan previsto a corto plazo se limite al envío de seis interinos por un periodo de tres meses en lugar de poner solución al problema ocupando todas las vacantes existentes. «Es verdad que se van a convocar oposiciones y vendrá gente, pero sabemos que irán al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) y a la Seguridad Social por el tema del Ingreso Mínimo Vital, ERE y ERTE, porque también están colapsados», añade.

Comentar ()