La hostelería cerrará 2020 con una caída de su facturación del 50 %, lo que equivale a unos 67.000 millones de euros menos, a lo que se sumará el cierre de casi un tercio de los locales (entre 85.000 y 100.000) y la destrucción de una cuarta parte del empleo (unos 400.000 puestos de trabajo) por el impacto del coronavirus.

Éstas son las previsiones que maneja la patronal del sector, cuyos responsables han considerado este martes que el Gobierno muestra una total «falta de empatía y respeto» al seguir sin aprobar ayudas directas pese al severo impacto de la pandemia de coronavirus y han acusado a las administraciones autonómicas de restringir su actividad de forma arbitraria.

Así lo ha señalado el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, durante su intervención en la presentación del anuario del sector correspondiente al 2019, cuando el volumen de ingresos generado por bares, restaurantes y alojamientos turísticos superó los 129.000 millones de euros, un 4,7 % más que un año antes.