Economía

El Gobierno deja para enero la subida del salario mínimo

El Ministerio de Trabajo no ha convocado a la mesa del diálogo social esta semana

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. EFE/CATI CLADERA

Tras dos reuniones sin acuerdo con los agentes sociales, Trabajo no llevará la subida del salario mínimo interprofesional al Consejo de Ministros antes de que termine el año. Esa era la intención del departamento que dirige Yolanda Díaz, no obstante, ante las discrepancias de la patronal sobre la idoneidad del momento, el Gobierno borra de la agenda de 2020 el alza.

Sindicatos, patronal y Ministerio se han reunido dos veces durante el mes de diciembre para alcanzar un acuerdo. Sin embargo, los empresarios han defendido que no era el momento de elevar el SMI, mientras que los sindicatos han insistido en que la cifra debería alcanzar los 1.000 euros. Trabajo no ha querido dar una cifra pero sí ha dejado claro que hay algunas referencias a tener en cuenta, como la subida del 0,9% del sueldo de los funcionarios y pensionistas, o la inflación prevista.

La última subida del SMI fue el primer logro social del Gobierno de coalición, desde enero de 2020, el salario mínimo es de 950 euros. Ahora, una subida del 0,9% como la aprobada para los empleados públicos representaría un euro más para los asalariados del sector privado.

El de este martes es el último Consejo de Ministros ordinario que se celebrará en 2020 por lo que se hace imprevisible una subida del SMI antes de que termine el año. De nuevo, si sube el SMI se hará a partir del primer mes del año.

El Gobierno aprobará de momento este martes una prórroga del actual SMI para seguir negociando con los agentes sociales. Fuentes de Trabajo justifican que es una forma de dar «seguridad jurídica», ya que el salario mínimo estaría vigente -sin la prórroga- hasta el 31 de diciembre.

Compromiso con la carta social europea

El Gobierno de coalición de Unidas Podemos y PSOE tiene el compromiso de que el SMI alcance el 60% del salario medio en España, esto significa que al final de la legislatura el salario mínimo debería ser de unos 1.000-1.200 euros. Por ello, los sindicatos piden un incremento del 5,3% que eleve el SMI a esa cifra.

La subida del SMI ha sido motivo de desacuerdo en el seno del Gobierno. Si bien Díaz ha defendido su incremento, la titular de Asuntos Económicos considera que quizá hay que esperar a la recuperación económica. “Está claro que tenemos el compromiso de subir el SMI, la cuestión es si ahora es el momento oportuno”, declaró Nadia Calviño hace unos días en una entrevista en La Sexta.

Cabe recordar que tal como publicó este periódico, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se habría decantado en esta ocasión del lado de Calviño y desde Moncloa se defiende que “no hay margen” para otra subida del SMI.

Impacto negativo

Al margen de la negociación social, la patronal de las pequeñas y medianas empresas (Cepyme) ha elaborado un estudio junto a la consultora de recursos humanos Randstad, en el que cifran el impacto negativo de elevar el SMI a los 1.000 euros en más de 85.000 puestos de trabajo.

La cifra corresponde a la pérdida de empleo y a los puestos de trabajo no creados como consecuencia del encarecimiento salarial. Además, el informe señala a la hostelería y el comercio como los sectores donde se produciría el 52% de esas mermas en el empleo.

Comentar ()