Economía

Calviño aboga por aplazar la subida del SMI hasta tener la recuperación "enfilada"

"Está claro que tenemos el compromiso de subir el SMI, la cuestión es si ahora es el momento", se plantea la vicepresidenta

Pablo Iglesias y Nadia Calviño en el Congreso EFE

Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha vuelto a pronunciarse sobre la polémica subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en 2021 al afirmar que, si no hay acuerdo con los agentes sociales, es preferible esperar a que la recuperación esté «enfilada» para tomar esta medida.

«Está claro que tenemos el compromiso de subir el SMI, la cuestión es si ahora es el momento oportuno», ha apuntado la ministra durante una entrevista en La Sexta. Para la vicepresidenta, no se trata de si las empresas pueden asumir ahora o no el alza del 0,9% (previsión de inflación para 2021), que supone unos 9 euros al mes, sino de que esto implicaría «imponer» una decisión a empresas que no saben si abrirán o si contratarán personal el año que viene.

Es por eso que la vicepresidenta ha añadido que el hecho de que no haya acuerdo con la patronal y los sindicatos sobre la subida envía el mensaje de que quizás no es el momento más apropiado para hacerlo.

«Si no hay acuerdo entre los agentes sociales a lo mejor lo que se nos está diciendo es que hay que tomarse un poco de tiempo para tomar esa decisión en un contexto en el que tengamos enfilada la recuperación económica», ha apuntado Calviño.

Estas palabras han sentado muy mal entre las filas de los sindicatos, partidarios de que el SMI alcance los 1.000 euros mensuales el próximo ejercicio. «Decir esto es tanto como otorgar derecho de veto a CEOE. Se desliza un mensaje claro: Si no acordáis subida del SMI, no se sube. El Gobierno debe promover el diálogo social, no ponerle palos en las ruedas. Así no», ha criticado Unai Sordo, secretario general de CCOO.

La postura de Calviño coincide con la opinión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como contó El Independiente, si bien contrasta con la de su compañera de gabinete Yolanda Díaz, que es partidaria de subir el SMI aunque no haya acuerdo con los agentes sociales. La titular de la cartera de Trabajo quería, además, tener aprobada la subida del SMI antes de final de año.

De hecho, la propia Díaz ha señalado más tarde que si las empresas españolas «no pueden soportar una subida que no alcanza ni siquiera los 9 euros, es una situación muy grave».

«Trabajo está muy preocupado por las empresas, pero también por ese 1,5 millones de trabajadores que se verían afectados para mal por la no subida del SMI», ha añadido en un encuentro con los medios previo a una jornada organizada por el Consejo Económico y Social (CES).

Te puede interesar

Comentar ()