Directivos | Economía | Empresas

Álvarez-Pallete, ante su año crucial en Telefónica: levantar el precio de la acción y encontrar la sintonía con Moncloa

Telefónica afronta 2021 con diversos frentes abiertos como la extensión del 5G o su posición en Prisa

Álvarez-Pallete-telefonica

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica Europa Press

Telefónica encara el nuevo año con optimismo. Tras la pandemia, en la que ha jugado un papel fundamental gracias a las infraestructuras que posee y a la responsabilidad de soportar el incremento de tráfico, la compañía dirigida por Álvarez-Pallete encara el 2021 con muchas tareas por acometer y que, a buen seguro, serán cruciales para sus intereses. Además, la teleco española tendrá que seguir ceñida al plan estratégico diseñado el año pasado.

En este sentido, la empresa de telecomunicaciones deberá resolver, por ejemplo, su situación en el Grupo Prisa, en Latinoamérica o la extensión del 5G, una tecnología primordial para el Gobierno de España y para las instituciones europeas. Todas estas líneas de trabajo pesarán en el valor bursátil de la compañía, que no atraviesa sus mejores días.

El papel en el 5G

El liderazgo del 5G en España va a ser objeto de deseo para todas las compañías de telecomunicaciones. No obstante, la empresa dirigida por Álvarez-Pallete tiene mucho terreno ganado respecto al resto de sus competidores.

La principal razón por la que Telefónica tiene ventaja es la posición de España frente al resto de países en materia de infraestructuras. Álvarez-Pallete ha reiterado en infinidad de ocasiones que nuestro país posee las mejores dotaciones de toda Europa y deben jugar un papel fundamental para implementar el 5G. 

Pero para ello, las telecos tendrán que hacer un gran desembolso. Emilio Gayo, presidente de Telefónica España, estima que el despliegue completo de 5G en España requerirá una inversión de 6.000 millones de euros en infraestructuras por parte de las operadoras. En este sentido, la compañía ha pedido de forma activa que el Ejecutivo no tenga “afán recaudatorio” en las subastas del espectro del 5G.

Repliegue a sus zonas estratégicas

Álvarez-Pallete lleva varios trimestres diseñando la estrategia a seguir en las diferentes regiones en las que Telefónica tiene puesta la bandera. Tal y como reza el plan estratégico de la compañía, los esfuerzos se centrarán en España, Alemania, Brasil y Reino Unido.

A pesar del brexit, Telefónica tiene depositadas muchas esperanzas en este mercado. Según fuentes de la propia compañía, el hecho de que Reino Unido y la Unión Europea hayan concretado la desconexión no va a cambiar el papel de la empresa en Gran Bretaña. De hecho, la creación de la joint venture con Virgin, que creará el mayor operador del país, es prueba de ello. Fuentes del sector apuntan a que los pertinentes pasos en los reguladores van según lo previsto y se espera que para mediados de año pueda estar casi definida la nueva compañía resultante. 

En segundo lugar, Brasil pasará a ser el buque insignia en Latinoamérica después de que, tal y como adelantó este periódico, Telefónica vaya a desprenderse de varios países antes de que finalice el primer semestre. De hecho, los planes de Álvarez-Pallete pasan por desinvertir en Chile y Colombia, dos de las regiones que mejores números presentan en las cuentas de resultados anuales. Con todo, Brasil centrará todos los esfuerzos de la teleco para crecer en Latam. 

Cabe recordar que Telefónica, Telecom Italia y América Móvil se han hecho, en la práctica, con los activos de telefonía móvil de Oi, el cuarto operador de telecomunicaciones móviles de Brasil. Los tres operadores se repartirán estos activos (clientes, redes y frecuencias), lo que mejorará sus negocios. Además, la desaparición de un actor reducirá la fricción competitiva y mejorará, previsiblemente, el ebitda de las tres operadoras.

¿Nuevo giro en Prisa?

Otro balón que tiene en el tejado Telefónica es el de Prisa. La teleco siempre ha optado por mantener una postura alejada en el consejo de administración aunque, tras la oferta realizada por Blas Herrero, la posición ha cambiado.

La compañía considera a Prisa como un activo prescindible. Es decir, se venderá siempre que haya una oferta competitiva. Fuentes del sector señalan a este periódico que, precisamente, el poder marcharse con una oferta aceptable ha provocado el giro de su rol dentro del grupo de comunicación. 

La semana pasada ganó más influencia en el consejo con el nombramiento de dos consejeros muy cercanos al grupo y con un perfil directivo alejado en cierta manera de la política. Así dio Telefónica su voto a favor de la salida de Javier Monzón para que aterrizara como presidente, el máximo accionista de Amber Capital, poseedor del 29% de Prisa.

“Telefónica no se ha marcado un objetivo de venta, pero cuando lo haga querrá salir con una oferta competente por el casi 10% que posee en Prisa”, recalcan las mismas fuentes.

La relación con el Gobierno

Por otra parte, la teleco deberá atar en corto las relaciones con el Gobierno. Su posición en Prisa y el papel de Huawei en la extensión del 5G resultarán clave para acercar posturas con el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Telefónica ha dado un golpe de efecto en Prisa, medio de izquierdas y afín a los gobiernos socialistas, algo que, según fuentes del sector, ha caído en gracia en Moncloa. La llegada de Joseph Oughourlian a la dirección ejecutiva del grupo mediático es un soplo de aire fresco para Pedro Sánchez, y las fuentes consultadas revelan que este acto se entiende como una mano tendida. 

Porque, cabe recordar, que en Telefónica no sentó nada bien que Pedro Sánchez cuente con Huawei como uno de los actores principales en el 5G. El Gobierno, a diferencia de otros Ejecutivos, quiere al gigante chino en la extensión de la nueva tecnología ya que las relaciones entre China y España son buenas. 

La teleco, en cambio, tiene negocios en regiones donde se ha vetado a Huawei y eso podría generar algún que otro malestar. No obstante, fuentes de la compañía niegan que haya existido tales tensiones entre la teleco y Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos y encargada de las operaciones del 5G. 

Animar el precio de la acción 

Mientras Telefónica resuelve todos los frentes abiertos, Álvarez- Pallete, que tantas veces ha defendido el valor de la empresa en bolsa, no pierde de vista la cotización de las acciones. La pandemia y, tal y como apuntan diversos analistas, el sector de las telecomunicaciones se encuentra en un momento delicado aunque, si bien es cierto, la llegada del 5G abrirá las puertas de par en par a los inversores.

Este año, los títulos de la empresa se han desplomado un 48%, aunque desde principios de noviembre han repuntado un 18%. El principal atractivo de las acciones de Telefónica sigue siendo el dividendo aunque, el analista de Investing.com, Ismael de la Cruz revela que hay motivos para pensar que 2021 puede ser el año de la teleco sobre el parqué. 

“La compañía podría deshacerse de algunas de las divisiones europeas para ser más competitiva y atendiendo a los últimos movimientos podríamos asistir a un incremento del valor de las filiales en Reino Unido y en Brasil”, subraya el analista. 

En Morgan Stanley también creen que 2021 puede ser un buen año para las grandes telecos «ya que la pandemia ha acelerado la digitalización y la reducción de costes, además de que las caídas en bolsa han acercado la consolidación».

Comentar ()