Cataluña | Economía

La AMB reabre la guerra con Uber pese al aval de Colau a su regreso a Barcelona

Los taxis colapsan el centro de Barcelona

Los taxis colapsan el centro de Barcelona EFE

Vuelve la guerra entre taxistas y Uber a Barcelona. La multinacional del car sharing volvía oficialmente a la capital catalana este martes, y en su primer día ya se ha encontrado con el anuncio de una marcha lenta de taxistas el jueves, y la advertencia del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para que adapte todas sus tarifas a la regulación local.

Uber dejó Barcelona el 1 de febrero de 2019, cuando entró en vigor el decreto de la Generalitat que obliga a pre-contratar los vehículos de alquiler con conductor (VTC) con una antelación mínima de 15 minutos. Ahora vuelve de la mano de 350 taxistas dispuestos a trabajar con la aplicación, según fuentes de la compañía, para ofrecer viajes con taxímetro.

Precio cerrado por carrera

Pero el resto del sector del taxi recela de la multinacional y ya ha anunciado protestas. El motivo: Las resistencias de Uber a validar la tarifa T3, la que corresponde al precio cerrado por carrera, con el Instituto Metropolitano del Taxi (Imet). Un argumento al que se acogen los taxistas agrupados en el sindicato Elite para anunciar protestas este jueves.

La entidad metropolitana avala, ahora, las protestas del sector del taxi. En una nota emitida este martes, coincidiendo con el inicio de las actividades de Uber, Imet reclama a la multinacional que comparezca ante la entidad para «verificar que cumple» la normativa de la Generalitat sobre la prestación de servicios de VTC.

En el requerimiento enviado a Uber, el Instituto advierte además de que tiene «pendientes» dos temas claves: la garantía de transparencia en la tarifa en relación al precio y kilometraje en la citada Tarifa 3 y la identificación del taxi que realiza el servicio. «Una vez modificados estos parámetros, Imet dará por validada la Tarifa 3 y Uber podrá operar como establecen las normas» concluye la entidad metropolitana.

Multas a los taxistas

El Instituto advierte además a los taxistas que operen a través de la aplicación de Uber «y por tanto no den la opción de precio cerrado», a los que amenaza con expedientes informativos. En caso de infracción, añade la entidad pública del taxi, podrían ser sancionados con multas de entre 251 y 1.250 euros.

La multinacional, por contra, defiende que su regreso a Barcelona es totalmente legal. Recuerdan que la regulación de la Generalitat exige notificar el inicio de actividades a la AMB para operar con taxímetro, como hacen otras plataformas. Y niega que esté obligada a ofrecer la Tarifa 3 para operar como intermediaria del servicio de taxi.

Colau avala el regreso

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también avala el retorno de Uber a la ciudad. Colau ha asegurado en declaraciones a RAC1 que «entiende» los recelos del sector del taxi pero ha destacado que «no es la misma situación que en el pasado, porque ahora hay una normativa».

En este contexto, la alcaldesa pide a los taxistas que no se reproduzcan las protestas que paralizaron durante días el centro de Barcelona en verano de 2018. Entonces, «las instituciones actuamos e hicimos una regulación pionera» en España, recuerda para pedir ahora comprensión a los taxistas.

Comentar ()