El juicio contra Banco Santander por el fichaje fallido del banquero italiano Andrea Orcel ha sido aplazado al 19 de mayo por problemas de agenda de los abogados, según ha comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Esto supone que Orcel acudirá al juicio como consejero delegado de UniCredit, cuyo nombramiento se hará efectivo tras su aprobación por la junta de accionistas del banco italiano el próximo 15 de abril.

Inicialmente, estaba previsto que el 10 de marzo se celebrase el juicio por el fichaje frustrado de Orcel como consejero delegado del Santander, por el que el banquero demanda a la entidad española 112 millones de euros.

La cita quedó aplazada al 7 de abril debido a un contacto estrecho del juez por coronavirus, y nuevamente se ha pospuesto al 19 de mayo «por motivos de agenda de letrados», señala el comunicado del Tribunal.

En calidad de representante de la parte demandada acudirá la presidenta del Santander, Ana Botín, mientras que en calidad de testigos han sido citados el exdirector de Recursos Humanos del Santander, Roberto di Bernardini; el director global de Compensaciones de UBS, Mark Shelton; el presidente de UBS, Axel Weber, y el secretario general y del consejo de Banco Santander, Jaime Pérez Renovales.

Orcel, que recientemente ha sido nombrado consejero delegado de UniCredit, formalizó en julio de 2019 su ofensiva legal contra Banco Santander al presentar una demanda tras la cancelación por parte de la entidad de su contrato como consejero delegado.

En su escrito, Orcel reclamaba el cumplimiento de contrato por parte de Santander o, en caso contrario, daños y perjuicios por una cantidad próxima a los 112 millones de euros, incluyendo el sueldo que dejó de cobrar en UBS y el que podría haber percibido en Santander.

De su lado, el Santander esgrime que el contrato nunca se formalizó, al no darse las condiciones a las que estaba supeditado, y que solo se trató de una carta con las condiciones de la oferta.

Para defenderse, el banco presidido por Ana Botín puso el caso en manos de su despacho de cabecera, Uría Menéndez. De su lado, Orcel contrató los servicios del bufete De Carlos Remón.