El grupo editorial Condé Nast ha anunciado un expediente de regulación de empleo (ERE) para sus empleados en España. El grupo es el editor de AD, Glamour, GQ, Vanity Fair, Vogue y Condé Nast Traveler.

No es el primer ajuste que la compañía lanza a causa de la pandemia. En mayo del pasado año, Condé Nast anunció el despido de casi 100 empleados en Estados Unidos.

De hecho, según confirman fuentes de la compañía, la reestructuración es consecuencia de «una reestructuración global», que comenzó en México y en Reino Unido. En el caso de España, la dirección ha planteado un adelgazamiento en la plantilla de hasta 55 personas.

Las mismas voces de la empresa aseveran que las áreas más afectadas serán las de redacción, área comercial o sindicación. En la actualidad, la plantilla del grupo en España la conforman unas 200 personas.

El pasado martes se comunicó la decisión del ERE y desde esa fecha se abre un plazo de mes y medio en el que se debe constituir un comité de empresa para negociar los términos.

Vocento, Unidad Editorial y Prisa

Condé Nast se une a otras empresas del sector de la comunicación que ha comunicado recortes salariales o de plantilla. Es el caso de Vocento, que negocia con todos sus trabajadores reducir hasta un 20% el salario.

Prisa, por su parte,  prevé recortar unos 30 millones de euros en su plan de reestructuración de empleados y otros gastos que se oficializará en los próximos meses.

Unidad Editorial trasladó a los comités de empresa su intención de llevar a cabo un ERE dentro de la empresa encargada de la distribución de sus publicaciones recientemente.