Economía | Empresas

Indra confirma la marcha de Abril-Martorell como presidente por la pérdida de confianza del Gobierno

El nuevo presidente será Marc Murtra, que deberá ser aprobado por la junta de accionistas

El presidente de Indra, Fernando Abril – Martorell durante la linauguración de un centro tecnológico en la localidad barcelonesa de Sant Joan Despí.

El presidente de Indra, Fernando Abril – Martorell durante la linauguración de un centro tecnológico en la localidad barcelonesa de Sant Joan Despí, en 2019. David Zorrakino / Europa Press

El Gobierno ya tiene a un nuevo ejecutivo de su confianza en una empresa estratégica. Indra ha confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la destitución de Abril-Martorell como presidente de la compañía, una vez que se ha aprobado en el consejo de administración.

Además, se ha confirmado que Marc Murtra será quien sustituya al ya expresidente de Indra al frente de la cotizada española. El nuevo presidente de Indra ha sido nombrado como no ejecutivo por lo que las decisiones serán tomadas por los principales accionistas, es decir, el Gobierno.

Indra contará con dos consejeros delegados de la compañía, con carácter solidario, Ignacio Mataix y Cristina Ruiz, responsables de las divisiones de Transporte y Defensa y Minsait, respectivamente, y personas de confianza de Abril-Martorell, a quienes delega las funciones ejecutivas.

Indra ha confirmado en el documento remitido al regulador que el Gobierno ha perdido la confianza de Abril-Martorell. No obstante, el consejo de administración ha querido poner en valor el buen trabajo del ya expresidente de la compañía y valora positivamente «la valiosa contribución y liderazgo del Sr. Abril-Martorell durante su etapa como presidente».

El consejo ha considerado que “el adecuado desempeño de sus cometidos por el primer ejecutivo requiere que en todo momento cuente con la plena confianza de su principal accionista, dada su condición, además, de representante del sector público estatal, principal cliente de Indra y cuyas decisiones tienen un impacto relevante en su negocio”.

Según apuntan fuentes del sector a este medio, la decisión ha causado una gran división dentro de los grandes accionistas puesto que entienden que Abril-Martorell «estaba haciendo un buen trabajo en esta etapa» y su sustituto «tiene un perfil muy diferente y poco adecuado a lo que demanda la hoja de ruta» de Indra.

Las mismas fuentes se lamentan de que «una compañía de tal relevancia» y «que atiende sus números al mercado» se haya politizado «de una manera tan deliberada».

Comentar ()