Economía | Pymes y Autónomos

El 25% de las pymes no sobrevivirá al verano sin las ayudas directas del Gobierno

El presidente del Colegio de Gestores Administrativos, Fernando Santiago, denuncia el desamparo del sector: "Muchos van a colgar el cartel de cerrado por vacaciones y no van a volver"

El presidente del Colegio de Gestores Administrativos, Fernando Santiago.

El presidente del Colegio de Gestores Administrativos, Fernando Santiago. G.A.

El 25% de las pymes españolas necesita ayuda económica urgente y podría no sobrevivir al verano si no la recibe. En total, son 700.000 empresas las que tienen sus cuentas al límite tras un año y tres meses de pandemia en los que no han recibido aún «ni un euro» de apoyo por parte del Gobierno para compensar sus pérdidas, según denuncia el presidente del Colegio de Gestores Administrativos, Fernando Santiago, en una entrevista con El Independiente.

«No han llegado y me temo que no van a llegar», lamenta Santiago al ser preguntado por las ayudas directas por valor de 7.000 millones de euros que el Ejecutivo aprobó en marzo para empresas y autónomos afectados por la pandemia. «Las pymes no aguantan más, lo que no llegue a mediados de julio…», vaticina, apuntando a que, según sus previsiones, los primeros desembolsos no llegarán antes de «septiembre u octubre».

El representante de los empresarios explica que gran parte de las pymes cierran a finales de julio y durante todo el mes de agosto, por lo que podrían no llegar a reabrir si las ayudas no llegan antes. «Muchos van a colgar el cartel de cerrado por vacaciones y no van a volver», afirma. Santiago advierte de que en agosto las cifras de cierres de empresas serán las que revelarán cuántas han aguantado el periodo vacacional, pudiendo provocar un repunte en las cifras de desempleados.

Las comunidades no han publicado sus convocatorias

La situación que denuncia Santiago viene de largo. El Gobierno aprobó en marzo (Real Decreto-ley del 13 de marzo) un fondo de 7.000 millones de euros en el marco de la Línea Covid de ayudas a empresas y autónomos perjudicados por la pandemia, que estaba previsto que las comunidades autónomas ingresaran como muy tarde el 26 de abril. Pero ese plazo se retrasó, como el mismo Ministerio de Hacienda reconoció a este medio.

Para julio no va a llegar el dinero. Vamos tarde, muy tarde

Hoy día, las regiones no han sacado «nada publicado en sus boletines» que permita a las empresas apuntarse para acceder a ese dinero, señala el entrevistado.

Por eso, el presidente de los Gestores Administrativos advierte de que, si esta entrevista se llevó a cabo durante la primera semana de junio, aunque las regiones publicasen «ya mismo» sus convocatorias, entre los 30 días que previsiblemente otorgarán de plazo para inscribirse, sumado a la posterior recogida de expedientes, su catalogación, estudio, el dinero no podrá llegar antes de finales de verano. «Para julio no va a haber dinero. Vamos tarde. Muy tarde», recalca.

Criterios demasiado generales

Santiago también lamenta el criterio que el Gobierno ha establecido para poder beneficiarse de ese fondo: está destinados a empresas cuya facturación haya caído un 30% en 2020 frente a 2019, y, las que lo cumplan, tienen derecho a recibir sobre ese 30% hasta el 40% si tienen menos de 10 trabajadores, y hasta el 20% si tienen más, todo según el citado decreto publicado en el BOE.

Esto es consecuencia de la precipitación legislativa, pero estamos acostumbrados»

«Es una miseria. A un taxista de Madrid le tocan 3.000 euros. Con criterios tan generales siempre salen beneficiados unos y perjudicados otros», dice.

«Hay sectores que con una caída del 30% están en la ruina, otros que con un 30% menos siguen teniendo margen. Esto es consecuencia de la precipitación legislativa, a la que ya estamos acostumbrados», lamenta.

300.000 se quedarán fuera

Además, si el 25% de las 2.800.000 pymes españolas necesita ayuda, según estima el Colegio de Gestores Administrativos, el 43% de ellas no van a poder acceder a este dinero porque tienen deudas.

Así, calcula que en total cerca 300.000 empresas no podrán tener acceso a estas ayudas directas porque el real decreto establece que solo son elegibles las empresas que no tengan deudas en 2019.

«Las que tuvieron pérdidas en 2019 quedan automáticamente excluidas de las ayudas, incluso las que tuvieron 1.000 euros de pérdidas. Por eso, un porcentaje importantísimo de las empresas no van a poder acceder», subraya, algo que califica de «despropósito».

Muchas otras no las solicitarán

Por último, Santiago alerta de que el exceso de burocracia para pedir las ayudas va a dispersar a muchas pequeñas empresas de siquiera solicitar este dinero, recordando que el 94% de las pymes del país son micropymes, con solo uno o dos trabajadores. «Si les metes una carga administrativa brutal, las pymes no lo van a poder hacer», advierte.

«El fontanero, el carnicero, el frutero, el relojero que llevan su negocio solos o con otra persona van a necesitar contratar a un profesional que les haga el papeleo, y algunos preferirán seguir trabajando. No tienen departamentos financieros, ni de recursos humanos, en muchas la administración de un negocio es el propio señor que reparte, limpia y atiende, que está solo. Quizá una gestoría pequeña les lleva algunas cosas pero el resto se lo cobran aparte», narra.

También otros representantes de los empresarios como el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, han urgido en los últimos días al Gobierno a que active las ayudas directas que «no han llegado» a las empresas para combatir la crisis provocada por la pandemia. Igualmente el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, se ha quejado de la ausencia de los apoyos avanzados por el Gobierno el pasado mes de febrero.

Te puede interesar

Comentar ()