Economía | Trabajo

La subida del SMI llevó a la pérdida de más de 100.000 puestos de trabajo en 2019

El Banco de España ve "sorprendente" que la medida no aumente las posibilidades de perder el trabajo frente a la subida del SMI de 2017

Un desempleado realiza gestiones en una oficina de empleo Europa Press

El Banco de España ha analizado los efectos de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en el mercado de trabajo español en un estudio que ha publicado este martes, en el que concluye, entre otros, que la medida ocasionó en 2019 una pérdida de empleo de entre 6 y 11 puntos porcentuales en el colectivo afectado.

Es decir, que provocó la pérdida de más de 100.000 puestos de trabajo entre empleos destruidos y puestos que no se crearon, teniendo en cuanta a cuántos repercutió, en base a los datos de la Encuesta de Población Activa. El organismo insiste en que podría estar manifestándose de dos formas distintas, mediante la pérdida del trabajo entre aquellos con menor salario o mediante la menor creación de empleo en esos niveles salariales, sin compensarse con nuevos puestos de trabajo a salarios algo superiores.

«La estimación del impacto del incremento del SMI en el empleo para el episodio analizado en España sería consistente con una pérdida de empleo neta de los trabajadores directamente afectados de entre 6 y 11 puntos porcentuales, lo que equivaldría en este caso a un impacto en el empleo asalariado total de entre el 0,6 y 1,1%», recoge.

«Sorprendente» que no aumenten las posibilidades de perder el empleo

Pero, a la vez, la autoridad monetaria ve «sorprendente» que esta subida del SMI que lo situó en los 950 euros mensuales no haya aumentado las probabilidades de perder el empleo frente a la del año 2017, «dado que la subida de 2019 es mucho mayor que la de 2017».

«Por tanto, cabría esperar efectos más que proporcionales cuanto mayor sea el incremento del SMI, al estar el nuevo mínimo más alejado de los salarios que cobraban los trabajadores con anterioridad a la subida», dice el Banco de España.

En 2017, los afectados por la subida fueron el 2,2% de los trabajadores, y entonces el colectivo de mayor edad al que le repercutía la medida también era menor. En cambio, los que en 2016 eran mayores de 33 años y tenían salarios por debajo del SMI de 2017 se enfrentaron a una probabilidad mucho mayor de perder el empleo que los del mismo grupo de edad afectados por la subida de 2019.

El informe se enfoca en el impacto en el empleo del incremento del SMI en 2019. «Del análisis se desprende que, tras el incremento del SMI en dicho año, hubo un menor crecimiento del empleo del colectivo con menores salarios», reza, concluyendo que el impacto es mayor en los colectivos de mayor edad, al tiempo que ha provocado una reducción de las horas trabajadas en los jóvenes.

A la vez, el estudio analiza los cambios en la posibilidad de encontrar empleo, que estima que bajó en 2019 entre un 2,3% y un 3%. «Para la totalidad del colectivo de trabajadores afectados por la subida, sin distinguir por edades, se estima un incremento de la probabilidad de perder el empleo (…) de entre un 2,3% y un 3,2%», apunta. Sobre todo los mayores de 45 años tendrían más riesgo de perder el empleo (3%), mientras que en el resto de grupos de edad la probabilidad baja (2%).

En cualquier caso, el estudio incide en que la pérdida porcentual de empleos asociada a la subida del SMI está próxima a la que apuntan otros estudios de EEUU.

Más allá del impacto sobre la probabilidad de perder el trabajo, el Banco de España también recalca que tras la subida del SMI algunos puestos de trabajo pueden haberse mantenido pero con una reducción de las horas trabajadas, como con el paso de un contrato a tiempo completo a otro a tiempo parcial, sobre todo en sectores como la hostelería o el comercio.

Comentar ()