Más de 2.000 personas se han manifestado en la tarde de este jueves en Cádiz capital contra el cierre de la planta de Airbus en Puerto Real y en demanda del mantenimiento del sector aeroespacial en la Bahía, convocados por el comité de empresa de la planta puertorrealeña.

Este mismo jueves la dirección de Airbus ha anunciado que procederá a la implementación de «algunas medidas necesarias» para asegurar «el futuro y la competitividad de las operaciones» de sus plantas en España, tras la falta de acuerdo con los representantes de los trabajadores.

Entre estas medidas está la de concentrar sus trabajos en El Puerto de Santa María y cerrar la planta de Puerto Real, para lo cual «la transferencia de paquetes de trabajo comenzará lo antes posible». En este sentido, la compañía ha explicado que «la transferencia de paquetes de trabajo comenzará lo antes posible y permitirá mantener todos los puestos ligados a la producción en la zona de Cádiz y maximizar el empleo para las otras funciones en el área de Cádiz. Todos los empleados tendrán oportunidades dentro del grupo».

La manifestación ha partido de la Glorieta Ingeniero la Cierva para recorrer toda la avenida principal de la capital gaditana hasta llegar a las Puertas de Tierra, donde se encuentra la delegación de Hacienda y la Subdelegación del Gobierno.

Entre los manifestantes han estado diferentes políticos de la ciudad, tanto de nivel local como provincial y regional. Una de ellas ha sido la parlamentaria andaluza Teresa Rodríguez, que ha pedido al Gobierno «que retire de inmediato la propuesta que envió a la multinacional y se posicione en un nuevo lugar». «Aquí por mucho que salgamos a la calle de forma masiva, que lo vamos a seguir haciendo, no va a haber esperanza para la planta de Puerto Real si no hay un cambio de posición por parte del Gobierno«, ha añadido.

En este sentido, ha afirmado que «hay que recordar que los primeros que plantearon el cierre de la planta a un año fue el Gobierno y las federaciones de los sindicatos, por tanto no se ha visto el gesto de retirar la propuesta». «El cierre de la planta de Puerto Real y su traslado al CBC de El Puerto es un fracaso absoluto en la situación del empleo en la Bahía, queremos un cambio de posición de forma inmediata de quien presentó esa propuesta», ha concluido.

Por su parte, el presidente provincial del PP, Bruno García, ha afirmado que «ante el llamamiento de los trabajadores a la defensa del empleo el PP responde y está en la calle». «Es fundamental para nuestra tierra la industria, debemos tener una industria fuerte y esto se tiene que demostrar en el día a día», ha añadido.

De su lado, la secretaria general del PSOE de Cádiz y presidenta de la Diputación, Irene García, ha encabezado junto a la alcaldesa de Puerto Real, Elena Amaya, la delegación de socialistas que ha participado en la manifestación. García, así, ha declarado la necesidad de mantener la unidad, «sin fisuras sin titubeos que puedan generar incertidumbre con respecto al destino que tiene que tener la planta de Puerto Real».

«Seguimos manifestando desde el PSOE en las instituciones, liderando el movimiento especialmente la alcaldesa de Puerto Real, que lo ha trasladado en multitud de ocasiones, nuestra oposición al cierre de la
planta de Puerto Real», ha asegurado la dirigente socialista, que considera que «Puerto Real es una iniciativa viable y hay que darle solución». Así, ha rechazado «la postura radical de la empresa, la cerrazón a la hora de buscar y poner encima de la mesa una solución con sensatez y diálogo», al tiempo que ha lamentado «la ausencia de la Junta
de Andalucía, a la que pedimos que no inventen proyectos inverosímiles que no conducen a nada y se implique de verdad en apoyar el presente y futuro de la factoría de Puerto Real».

Por otra parte, la alcaldesa ha considerado que los anuncios de
fusión de las plantas «no son un posicionamiento certero». Se ha referido a los contactos mantenidos por la presidenta de Diputación y
secretaria general para abundar en que «no nos hemos movido un ápice ni un milímetro en la defensa de la planta de Puerto Real».

«Estamos esperando resultados de negociaciones pero nos tendrán en frente a la provincia, al pueblo entero de Puerto Real, porque no se puede permitir la deslocalización de la industria, no solo por el trabajo que se deja de generar directo sino el indirecto», ha señalado, para reafirmarse en que «no podemos empobrecer el corazón de la Bahía, que es el polo aeronáutico de Puerto Real, y dejar que se vaya al CBC el trabajo de esta planta».