Economía Encuesta de Condiciones de Vida

Más de dos millones de españoles no pueden permitirse comer carne ni pescado tres veces por semana

Un kilo de cuartos traseros de pollo cuesta alrededor de 2,5 euros, pero 2,5 millones de españoles no pueden pagarlos.

Neveras con carne envasada en la sección de carnicería de un supermercado de Madrid.

Neveras con carne envasada en la sección de carnicería de un supermercado de Madrid. Eduardo Parra / Europa Press

El 5,4% de los españoles no pudo permitirse comer carne, pollo o pescado una vez cada dos días en 2020, según revela la Encuesta de Condiciones de Vida que ha publicado esta semana el Instituto Nacional de Estadística (INE). Son el doble de los que tenían esta carencia hace 5 años, en 2015 (2,6%).

En términos absolutos, estos datos suponen que 2,5 millones de españoles no pueden permitirse comer carne, pollo o pescado cada dos días, 1,3 millones más que hace cinco años. En comparación con antes de la pandemia, la curva se ha disparado, como puede apreciarse en el gráfico, al ensancharse este grupo en 750.000 personas (en 2019 representaban el 3,8% del total).

En pleno debate sobre el consumo de carne a raíz de la campaña del ministro de Consumo, Alberto Garzón, para concienciar sobre lo perjudicial para la salud que resulta en exceso, y la defensa del chuletón del presidente, Pedro Sánchez –«Un chuletón al punto… eso es imbatible»-, el INE muestra que uno de cada 20 españoles no puede pagarse no ya un bistec de ternera o buey, sino tampoco unas bandejas de pollo de supermercado.

En la cadena de supermercados Dia, por ejemplo, unos cuartos traseros de pollo cuestan 2,7 euros el kilo. Una bandeja de un kilo y medio, suficiente para incluir carne en un plato dos o tres veces a la semana, cuesta 4 euros. Pero supone una dificultad económica insalvable para 2,5 millones de personas en España, como recoge la encuesta.

Las personas que más sufren este déficit son los menores de 16 años (5,9% de la población total), seguidos de los menores de 18 (5,7%), aunque todos los niveles de edad presentan niveles similares. Los mayores de 65 años son los que menos sufren esta falta (4,9% de ese rango de edad).

Se trata de tan solo una de las carencias materiales que revela la Encuesta de Condiciones de Vida del INE, que muestra que la población en riesgo de pobreza aumentó 1,1 puntos con la pandemia, hasta el 26,4%. Es el mayor dato desde 2017.

3,3 millones de españoles sufren pobreza grave

La pobreza en España iba corrigiéndose después de la crisis de 2008 pero la pandemia del coronavirus ha provocado que vuelva a aumentar: 3,3 millones de personas sufren pobreza grave o carencia material grave, el 7% de la población, frente al 4,7% de 2019 y casi al mismo nivel del máximo histórico, registrado en 2014 (7,1%).

El INE entiende como personas con carencia material grave las que reúnen cuatro de las siguientes condiciones: tienen dificultades para llegar a fin de mes, no pueden afrontar gastos imprevistos, se han retrasado en el pago de los gastos de su vivienda o en compras a plazos, no pueden irse de vacaciones una semana al año, no pueden mantener, no pueden calentar o enfriar su vivienda para vivir a la temperatura adecuada, no pueden comer carne o pescado cada dos días o no pueden tener un coche, un móvil, un televisor o una lavadora.

Así, en los resultados de la encuesta contrasta cómo un 10% de los hogares aseguró tener muchas dificultades para llegar a fin de mes al mismo que un 20% afirmó que podría dejar de cobrar y mantener su mismo nivel de vida durante más de un año, solo con sus ahorros.

A la vez, un tercio de la población decía no poder pagar imprevistos y tampoco pudo permitirse irse de vacaciones fuera de casa una semana en todo el año. Los datos también recogen que, de media, los españoles ganan 12.292 euros al año, un 5,2% más que el año anterior. Las comunidades autónomas donde sus habitantes llegan con más dificultad a fin de mes son Canarias (15,6% del total de su población), Andalucía (14,8%) y Extremadura (12,7%).

Te puede interesar

Comentar ()