El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha intervenido en la polémica ‘guerra de la carne’ desatada por el ministro Alberto Garzón para desautorizar la posición del titular de Consumo. «Sobre esa polémica, tengo que decir que a mi donde me pongan un chuletón al punto…eso es imbatible», ha dicho con sorna el presidente durante una comparecencia en Lituania parte de su gira por los países bálticos.

La posición de Garzón, que ha reclamado que los españoles rebajen su consumo de carne a 200 o 400 gramos a la semana, ha desatado un terremoto en la industria cárnica y ha merecido también el reproche del ministro de Agricultura, Luis Planas.

«Señalar al sector cárnico es injusto; la campaña no tiene sentido», ha valorado este jueves Planas, mostrándose frontalmente en contra de la campaña de Garzón, que tuiteó varios mensajes y un vídeo con el lema «menor carne, más vida».

Garzón también ha sido duramente atacado por el presidente socialista de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que se ha referido al dirigente de IU como un ministro que está «inventándose su cargo todos los días» y no tiene más que hacer que «amenazar» a uno de los sectores más relevantes de la industria agroalimentaria española.